Simón Vargas

“El sabio no atesora. Cuanto más ayuda a los demás, más se beneficia. Cuanto más da a los demás, más obtiene para él.” Lao Tse

Las crisis humanitarias en la última década han dado un giro decisivo, ya que conforme el tiempo ha caminado éstas se han incrementado, mostrándonos un rostro más cruento y sanguinario.

Al pensar en el panorama de la situación de ayuda humanitaria en el mundo es casi imposible no recordar la imagen de aquel niño de tan solo tres años, quien murió ahogado junto a su hermano y su madre tras un frustrado intento de llegar a Europa huyendo de la guerra en Siria, esta imagen conmocionó al mundo y nos recordó la importancia de la solidaridad, la compasión y la empatía.

Sin embargo, a seis años del incidente parece que estamos condenados a no entender el mensaje de su muerte, y es que desde hace días la situación en Afganistán ha conmovido al mundo entero; vídeos donde personas caen de aviones ante la desesperación del escape, o fotografías de niñas, niños y mujeres con los ojos repletos de miedo y desamparo ante su inminente destino, hacen que nos cuestionemos completamente nuestra humanidad.

A lo largo de los años las crisis humanitarias han sido uno de los temas más complicados de abordar en el mundo, y las víctimas continúan en aumento, de acuerdo a datos de informe Panorama Global Humanitario 2021 emitido por la Agencia de la Organización de Naciones Unidas para los Refugiados el impacto de la pandemia de COVID-19, la crisis climática y las guerras y los conflictos en curso auguran un panorama sombrío y desolador para este año.

Pero, además, de acuerdo a las proyecciones de este documento, alrededor de 235 millones de personas necesitarán asistencia humanitaria y protección durante este 2021, lo que supone un aumento de casi el 40% con respecto al 2020, incluso se destaca que si todas esas personas que van a necesitar ayuda humanitaria durante 2021 vivieran en un país, este sería la quinta nación más grande del mundo.

Es así que el panorama humanitario se torna complejo ya que los conflictos políticos son más intensos y están cobrando un gran número de víctimas civiles, las mujeres y las niñas corren un mayor riesgo de sufrir violencia sexual, el hambre va en aumento, los brotes de enfermedades se están incrementando y los cada vez más severos y frecuentes eventos climáticos y desastres naturales están exacerbando las vulnerabilidades crónicas.

La situación se ha tornado compleja desde hace al menos un lustro, ya que pareciera que incluso a muchos de los líderes internacionales el tema parece serles indiferente, lo anterior ya que frente al momento crítico que se comenzaba a visualizar en 2016, el entonces Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, convocó a la Primera Cumbre Humanitaria, la cual se llevó a cabo en Estambul los días 23 y 24 de mayo, sin embargo, pese a la urgencia del tema y a que diversos países asistieron, del denominado G7 la única presente fue la Canciller Alemana Ángela Merkel.

Cuando comencé esta redacción, recordé una frase de la serie llamada Desplazados, estrenada el año pasado en una plataforma de streaming, la expresión decía: “Soy un padre. Un hombre de fe, ¿por qué no ve eso cuando me mira?”, la cual lleva en su interior un significado profundo y nos encara a una realidad despiada, ¿por qué somos incapaces de ver en el prójimo a un hermano?, ¿cuál es la necesidad de destruir la dignidad humana?

Es cierto que esta producción es una entre muchas que buscan retratar el dolor, la frustración y la agonía de quienes viven en carne propia las crisis humanitarias, pero además nos ayudan a no cerrar los ojos ante una realidad cada vez más evidente alrededor del mundo; porque hoy nos enfrentamos a una tríada difícil de vencer: el COVID, el cambio climático y los conflictos y guerras harán que durante este año el terror vivido en Yemen, Afganistán, Siria, el Congo, Etiopía, Sudán del Sur, Nigeria, Venezuela o Mozambique, solo por mencionar algunos países continúe en incremento.

Mañana que se celebra el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria los invito a que movilicemos recursos, nos convirtamos en voluntarios ante el dolor ajeno, seamos solidarios con el prójimo y repensemos nuestro compromiso individual hacia la humanidad.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir