Foto: Cuartoscuro

Compartir

Jonathan Nácar

Atender a pacientes en estado crítico a gran altitud, mantener su estabilidad y garantizar que al llegar a un hospital su salud evolucionará favorablemente es posible con la medicina aeroespacial, especialidad en la que la Marina incursiona ante la demanda de este servicio.

A 75 años de su fundación, la Escuela de Aviación Naval de la Secretaría de Marina (Semar) se ha renovado en las atenciones de alta especialidad y sus capacidades operativas. En los últimos cinco años, por ejemplo, ha modernizado en 55% su flota con la adquisición de 77 aeronaves equipadas con tecnología de vanguardia. 

›En cuanto a la atención médica, la institución apenas cuenta con tres médicos cirujanos aeroespaciales, una mujer y dos hombres capaces de brindar atención médica de urgencia y de alta especialidad en las inclemencias derivadas de la altitud en el traslado, y atender los cuidados críticos de los pacientes sin olvidar la seguridad aérea.

Hace falta más, reconoció Mariana Sánchez González, teniente de Navío del Servicio de Sanidad Naval y la primera médico con esta especialidad en la Semar. Por eso se convirtió en encargada del área de Medicina Aeroespacial en de la Coordinación General de Aeronáutica Naval.

“La Armada se ha enfocado en la implementación de una mayor capacitación no sólo a tripulaciones de vuelo, sino en general a todo el personal de aviación, para cumplir sus principales preceptos: salvaguardar la vida en la mar, brindar apoyo a la población, y reforzar la vigilancia marítima”, explicó a ejecentral.

La preespecialidad en medicina aeroespacial, recordó la teniente, se derivó de una capacitación en Pensacola, Florida, Estados Unidos en la que recibió el título de Cirujano o Médico de vuelo, para realizar operaciones de evacuaciones aeromédicas de todos los niveles de atención, en áreas controladas, es decir, de uno a otro hospital, en espacios confinados ante desastres naturales y emergencias. 

naval3

Preparación. La Escuela de Aviación Militar inició sus labores a partir de 1943.

Marinos con alas nuevas 

Desde su creación, en 1943, la Escuela de Aviación Naval con sede en La Paz, Baja California Sur, ha tenido como misión: formar a sus pilotos con estándares muy altos ante las demandas del servicio, explicó el capitán y piloto helicopterista de Fragata, Arturo Zavala Herrera. 

La aviación naval en los últimos cinco años ha evolucionado con “los avances tecnológicos y actualmente se ha modernizado aproximadamente el 55% de flota aeronaval de la Semar con hasta 77 aeronaves de alta tecnología”, dijo.

DSC_8083

Pionera. 
La teniente Mariana Sánchez González, es la primera mujer con especialidad en Servicio de Sanidad Naval. Foto: Angélica Ortiz

Dentro de la formación de los pilotos de Marina, precisó Zavala Herrera, los primeros tres años los cursan en la Heroica Escuela Naval, en Veracruz. Como pilotos aviadores son adiestrados con el apoyo de simuladores o entrenadores de vuelo equipados con la tecnología para asemejar las condiciones extremas que se requieren, tanto en caso de salvamento como en la atención de emergencia rápida. 

Para el octavo y noveno semestres se trasladan a La Paz para la fase de vuelo real. La especialización dependerá del escuadrón aeronaval al que pertenezcan.

Para el comandante de un helicóptero “Eco Charlie 25 ala móvil”, quien ha participado en tareas de búsqueda y rescate, apoyo a la población en caso de siniestro, transporte de personal, así como de vigilancia costera y de seguridad interior, la Marina Armada de México no ha desaprovechado la oportunidad de fortalecer sus capacidades por aire, mar y tierra para “salvaguardar la vida humana”. 

Renovarse o morir

Muestra de la capacidad de vuelo renovada son los seis helicópteros Panther AS-565 MBe con tecnología francesa para operaciones embarcadas, intercepción marítima, terrestre, además de labores de reconocimiento, búsqueda y rescate, que fueron adquiridos entre 2016 y 2017.

DSC_8093

Resguardo. Arturo Zavala Herrera, capitán y piloto helicopterista de Fragata, ha participado en actividades de apoyo a la población por mar, aire y tierra. Foto: Angélica Ortiz

Así como el avión King Air 350ER con capacidad para patrulla marítima, y un avión Casa CN-235, que aumentó la capacidad operativa con un Sistema de Inteligencia, Búsqueda y Reconocimiento (ISR) para labores de combate al narcotráfico.

En el catálogo de adquisiciones, en esta administración y como parte del programa de modernización de la flota aeronaval se encuentran: siete aviones Texan II T-6C+, equipados para operaciones tácticas: como intercepción, apoyo aéreo cercano, escolta, ataque, así como operaciones de exploración como patrullaje, los cuales vinieron a sustituir a los aviones Rédigo L-90TP que habían alcanzado su vida útil.

Se sumaron dos helicópteros EC-225, que en colaboración con la Coordinadora General de Transportes Aéreos Presidenciales (CGTAP) desarrollarán operaciones de transporte de personal. Y en diciembre de 2016 recibieron dos helicópteros Black Hawk UH- 60M y en marzo del año pasado cinco ejemplares más se sumaron para realizar misiones tácticas y patrullaje de reconocimiento en materia de seguridad, así como de exploración, búsqueda y rescate en casos de emergencia y desastres naturales.

Por los aires

El 5 de febrero de 1915, Venustiano Carranza expidió el decreto que creó el Arma de Aviación Militar, lo que sentó las bases para organizar las escuadrillas que combatieron a los convencionistas en distintos puntos del país.

En 1927 se habilitó la Primera Sección de Aviación Naval, adquiriéndose tres aeroplanos: un Azcárate E-1, un Fairchild KR-34C Kreider-Kreisner y un Chance Vought O2-SU Corsair, lo que dio paso a la formación de la primera escuadrilla aeronaval, la cual estuvo al mando del teniente Mayor Carlos Castillo Bretón.

A partir de febrero de 1929, marinos procedentes de los buques de guerra de la Armada Nacional fueron comisionados en la Escuela Militar de Aplicación Aeronáutica para efectuar estudios de piloto aviador.

Actualmente, la Escuela de Aviación Naval cuenta con un total de 39 aeronaves, 27 de ala fija y 12 de ala móvil.

Compartir