Foto: Cuartoscuro

Compartir

María Idalia Gómez y Jonathán Nácar

Para impedir que surjan nuevas filtraciones clave en el caso de corrupción de Pemex, la Fiscalía General de la República (FGR) destinó un equipo cerrado y de confianza para las pesquisas, tras la masiva difusión de la denuncia interpuesta por Emilio Lozoya por posibles actos de corrupción en Pemex.

La estrategia para revertir dicha filtración, que fue considerado al interior de la dependencia como un acto para intentar desacreditar las pesquisas, también incluye la ampliación de la denuncia del exdirector de Pemex, en donde aporte documentos y más detalles sobre actos presuntamente cometidos por exsecretarios de Estado, legisladores y directores de la petrolera mexicana.

Fuentes cercanas al caso comentaron que adicionalmente, en los próximos días, se sumarán al menos tres testigos, dos de ellos colaboradores en estas indagatorias, quienes podrían haber recibido sobornos para ofrecer a Odebrecht y a otras empresas información restringida que les benefició en sus contratos con Pemex, por lo que podrán aportar “información sustancial” a cambio de beneficios legales.  

DATO. Entre los personajes que aparecen en la denuncia están los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto; los exsecretarios José Antonio Meade, José Antonio González Anaya, Ildefonso Guajardo y Luis Videgaray.

El 18 de agosto, días antes de que la denuncia del exdirector de Pemex en el gobierno de Enrique Peña Nieto, llegara al despacho del fiscal Alejandro Gertz Manero, el presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró su postura: el caso sobre los sobornos de Odebrecht y la reforma energética debe hacerse público.

“Se ha difundido el video, pero no mucho porque los medios no le están dando la importancia que tiene. No es el video de René Bejarano, ese se difundió, pero a nivel nacional e internacional y este veo que apenas en las redes sociales, las grandes televisoras no tienen exposición, no se habla del tema”, criticó el mandatario desde Palacio Nacional respecto a la difusión del video donde fueron evidenciados Rafael Caraveo, exsecretario técnico del exsenador panista, Jorge Lavalle Maury; así como Guillermo Gutiérrez Badillo, colaborador del gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, quien horas después fue destituido por el panista. 

Poco más de 24 horas habían transcurrido desde la insistencia del presidente de la República, para que en diversos chats de medios informativos empezara a circular la denuncia que el exdirector de Pemex presentó el pasado 11 de agosto ante la Fiscalía.

De la querella, el propio titular de la FGR dio cuenta, a través de un mensaje pregrabado de que para la contratación de “asesores electorales” para la campaña a la Presidencia del PRI en 2012, así como para aprobar la reforma energética, entre 2013 y 2014, el expresidente Enrique Peña Nieto, y el exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray, recibieron y promovieron el manejo de al menos 504 millones de pesos en sobornos procedentes de la empresa brasileña Odebrecht.

“La copia de la denuncia presentada por Emilio “L” ante esta Fiscalía que está circulando en los medios de comunicación, no fue proporcionada a ninguno de ellos por esta institución; razón por la cual se ha iniciado la Carpeta de Investigación correspondiente, para citar a quienes hayan tenido acceso a ese documento y para realizar todas las diligencias ministeriales necesarias”, sostuvo la Fiscalía a través de un escueto comunicado. En ese boletínque la dependencia invitó a quienes hubieran recibido dicho documento “proporcionen el origen de dicho envío”.  

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Compartir