Compartir

Juan Pablo de Leo

El frenesí con el que México, Estados Unidos y Canadá cerraron el límite de tiempo para acordar un nuevo modelo comercial del Tratado de Libre Comercio requirió de la destreza y experiencia de diferentes personajes de los tres países y que hicieron posible al final un convenio comercial seminuevo y empaquetado del que México depende en más de 80% cuando de socios comerciales se trata.

En México está muy bien entendido el papel que jugó Ildefonso Guajardo. Incluso por encima del presidente Enrique Peña Nieto, Guajardo fue reconocido como un integrante fundamental para que pudiera generarse al final un entendimiento que parece lejano e imposible. El primer ministro Justin Trudeau se refirió personal y directamente a Guajardo, llamándolo amigo y reconociendo su intervención esencial para que la discusión tuviera un final feliz.

20 JP 121

Según reportes de la agencia de noticias Reuters, durante una de las múltiples ocasiones en las que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte estuvo a punto de colapsar por decisión unilateral de Donald Trump, Guajardo ofreció claves y recomendaciones a la ministra de exteriores canadiense, Chrystia Freeland, durante la última reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Sin embargo, diferentes reportes periodísticos han dado en las últimas horas un empujón a Jared Kushner, yerno de Donald Trump, un hombre que tuvo un áspero inicio en su papel dentro de la Casa Blanca, sobre todo con el resto del gabinete Trump.

› Desde un principio, Kushner se enfrentó, junto con Ivanka, a Stephen Bannon y al ala más radical dentro del equipo Trump. Kushner es un tipo interesado en los asuntos geopolíticos y ha acercado a Trump con Israel, Arabia Saudita, México y otras naciones.

Según el reportaje, Robert Lighthizer fue la cara pública de las arduas conversaciones, pero mientras disfrutaba de una conclusión exitosa en el Jardín de Rosas de la Casa Blanca el lunes, el representante comercial de Estados Unidos destacó a otro hombre como el arquitecto del acuerdo. “Lo he dicho antes y lo diré de nuevo, este acuerdo no habría sucedido si no fuera por Jared”.

Según el reporte, el mismo canciller Luis Videgaray, hombre cercano a Kushner, reconoció el valor que tuvo el yerno de Trump para servir como puente entre las negociaciones y el presidente de Estados Unidos, influenciable dependiendo de su humor. Con las elecciones en puerta, Trump ha encontrado en Kushner e Ivanka la parte moderada de su gobierno que puede apelar a los demócratas durante el próximo periodo electoral, siempre y cuando sus bolsillos se encuentren llenos.

El hecho de que Jared Kushner esté siendo reconocido a ese nivel con la cantidad de artículos en las redes inundando de información referente a el rol valioso que jugó como factor clave en las negociaciones no sólo con México, sino con Canadá. Según los reportes, Kushner siguió hablando con los canadienses cuando las cosas estaban peor, y el jueves llegó un mensaje: Estados Unidos quería saber lo que no era negociable para Canadá. La respuesta fue que el Capítulo 19. El avance provocó concesiones del equipo de Trudeau y lo más importante eran los productos lácteos. El viernes, Kushner consiguió a Lighthizer en una conferencia telefónica con Canadá y juntos, los cuatro trabajando en algunos problemas pendientes que finalmente condujo al éxito del acuerdo, menciona el reporte.

La conexión de Kushner a través de Videgaray provocó que México y Estados Unidos cancelaran los planes para publicar el pasado viernes por la noche el texto de su acuerdo bilateral para dar a Canadá la oportunidad de unirse antes de la fecha límite del domingo. Y así fue.

Con lo cerca que estuvo Trump de cancelar el TLC en múltiples ocasiones, la labor de Kushner por salvarlo se ha convertido en una hazaña política internacional que permite a Trump en una carambola política, en el discurso, la cancelación de un tratado que había prometido en campaña, la negociación de un nuevo acuerdo mucho mejor —como todo lo que él hace— y por último, el refuerzo de la guerra comercial contra China que le servirá de cochino ahora que México es su nuevo mejor amigo y ha agotado un discurso que sin Stephen Bannon y con Peter Navarro ponen al país asiático como el nuevo enemigo a vencer.

Durante un tiempo, cuando perdió el acceso temporal y recibió una ola de malas notas en los medios masivos de comunicación, Kushner perdió poder e influencia en el primer círculo del presidente de Estados Unidos. El hijo que tanto ve en el esposo de Ivanka, aprovecha el buen estado ante Trump para avanzar una agenda que, influenciada por su herencia judía, es vista como un favorecimiento de las políticas a favor de Israel que pueden desestabilizar la paz en Medio Oriente, como lo han afirmado diferentes especialistas que han abogado en contra de su influencia en temas tan complejos como ese y otros en los que también tiene interés, pero de corte más económico.

La experiencia que le han dado los dos años en la Casa Blanca le han convertido en un especialista de las relaciones internacionales, en toda la extensión de la palabra. La habilidad que según los reportes periodísticos mostró para procesar la negociación de último minuto y salvar literalmente al comercio de Norteamérica, es digno de ser reconocido públicamente por todos sus pares. La influencia que tanto él como Ivanka puedan tener sobre él le ayudarán a moldear su plataforma rumbo a las elecciones de noviembre y consecuente reelección en un par de años. La parte moderada de la Casa Blanca gana un espacio en ese sentido, ahora que la armas se preparaban y velan para lo que viene: la guerra comercial contra China. ¿Así también usará su magia Jared?

Contactos

“El acuerdo se rompió más de una vez. Y en cada ocasión, una persona siempre encontró la manera de volver a armarlo: Jared Kushner”, dijo Videgaray a la agencia Reuters.

Desde el inicio de las negociaciones, dos de los asesores más confiables del primer ministro canadiense Justin Trudeau, Katie Telford y el secretario privado Gerald Butts, forjaron vínculos con Kushner, dijo Hassan Yussuff, presidente del Congreso Laboral de Canadá.

Compartir