Guillermo Sesma

Fue apenas el pasado 6 de enero, como si fuera regalo de reyes, que el ahora diputado panista Gabriel Quadri publicó un tweet que causó fuertes reacciones en la comunidad LGBTTTIQ+. Y es que este muy poco célebre y atolondrado pseudo político, pensó que era una gran idea calificar a las personas transgénero como “hombres vestidos de mujer”, cuestionó su derecho al uso de instalaciones sanitarias y vestidores correspondientes a su identidad y hasta criticó su participación en justas deportivas.

Rápidamente las diputadas Salma Luévano y María Clemente García, ambas pertenecientes a Morena y parte de la comunidad transgénero, reaccionaron condenando la expresión transfóbica de Gabriel Quadri. La primera de ellas se rapó la cabeza para condenar las declaraciones del legislador panista, por su parte María Clemente solicitó realizar un juicio político a Quadri por promover un discurso de odio que genera violencia en contra de la comunidad trans.

Como si no fiera suficiente, Gabriel Quadri aceptó la invitación de CNN en español para mantener un diálogo con la legisladora Federal Salma Luévano, y fue en esta participación televisiva que se derramó el vaso de la estupidez, al grado que el mismo conductor del programa, el periodista Camilo Egaña, decidió sacarlo de la transmisión y lo acusó de propagar un discurso de odio en contra de la comunidad LGBTTTIQ+.

Con fecha del 13 de enero de este 2022 la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió un comunicado en el que condena las expresiones discriminatorias de Gabriel Quadri en contra de la comunidad transgénero, subrayando que las manifestaciones transfóbicas del Diputado atentan contra la dignidad y los derechos humanos de las personas LGBTTTIQ+.

Que lejos quedo aquella imagen de un Gabriel Quadri que para muchos era el “Ciro Peraloca” de la política mexicana; cómo olvidar la lasciva mirada que dirigió a la modelo y edecán Julia Orayen en aquel histórico debate presidencial de 2012. Lo que Gabriel Quadri quiere que olvidemos son las acusaciones por acoso sexual de alumnas de la Universidad Iberoamericana, quienes lo denunciaron dentro de la iniciativa “tendedero del acoso”, donde fueron incluidos profesores y académicos de la institución bajo el lema “denuncia a tu acosador”.

Que Gabriel Quadri sea posiblemente el menos afilado de los cuchillos panistas no es un secreto, lo que sí es alarmante es que el Acción Nacional no encontrase entre sus filas un vocero más brillante para hacer escuchar su desacuerdo.

Un “político” que durante años ha intentado posicionarse como académico e intelectual, hoy queda evidenciado una vez más como un oportunista siempre presto a aprovechar la coyuntura con la única intensión de ganar relevancia. Lo que no ha podido lograr con talento político, intenta obtenerlo a través de un discurso arcaico que encontrará eco en los más obtusos y conservadores.

Pues quien piense que violentar derechos humanos es un tema de opinión, postura, ideología o simplona oposición merece totalmente el calificativo de cretino, por decir lo menos.

Síguenos en @EjeOpinion

PUEDES LEER: El INE y la revocación de mandato

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2022

Compartir