Compartir

Redacción ejecentral

La decisión política del gobierno es que Altos Hornos de México sea comprada por Julio Villarreal, un empresario del acero en los corazones de Palacio Nacional.

Sí sería un poco raro, por llamarlo de alguna forma, que la capitalización de esa empresa que vendió a sobreprecio la afamada Nitrogenados saliera como en automático.

Pero en estas semanas de estrellas alineadas para el gobierno, en esta recta final otro interesado, el argentino Paolo Rocca, accionista mayoritario de Grupo Techint, dicen los que saben, ya fue dado de baja de la contienda por sus implicaciones en el escándalo de corrupción de Odebrecht.

Ya con el exdirector de Pemex, Emilio “L”, y con la fila que quiere formar detrás de él, es suficiente para que un argentino, aunque sea el más rico de su país, quiera ser parte de la puja.

Compartir