Foto: Ronaldo Schemidt/AFP

Compartir

AFP

La cámara de Diputados de Argentina comienza este martes a debatir en comisión el proyecto de legalización del aborto enviado por el gobierno de Alberto Fernández, una cuestión que divide horizontalmente los partidos en un país de fuerte influencia católica.

El proyecto contaría con los votos necesarios para su aprobación en la cámara baja, según las posiciones ya anticipadas, mientras que en el Senado, tradicionalmente más conservador, la votación estaría levemente a favor del rechazo, con algunos representantes sin definir.

«Confío en que esta vez se apruebe. Hay un cambio muy fuerte porque en 2018 no teníamos el apoyo del Ejecutivo. Estoy muy esperanzada. En Diputados no va a haber problemas, veremos en Senado», declaró a AFP Nelly Minjersky, una de las fundadoras de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito (La Campaña), una alianza de más de 300 agrupaciones feministas del país, que presentó ocho proyectos en sus 15 años de vida.

Esta es la novena vez que un proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) ingresa al Congreso pero es el primero enviado por el Ejecutivo. Solo una vez, en 2018, el debate llegó al recinto, donde fue aprobado en Diputados pero rechazado en el Senado. 

Minjersky, abogada feminista de 91 años, es una de los 10 expositores que intervendrán ante los diputados a favor del «voto verde»; mientras que otros 10 defenderán el voto «celeste», en contra de la legalización del aborto.

El debate arranca con una videoconferencia conjunta de las comisiones de Legislación General, Legislación penal, Mujeres y Diversidad, Acción social y Salud Pública, encargadas de sacar un dictamen para tratarlo en el recinto el 10 de diciembre.

Más allá del recambio parcial del Congreso en las elecciones del año pasado, serán tomadas en cuenta como válidas las exposiciones del extensísimo debate de 2018.

Verdes vs celestes

«No queremos más muertas ni niñas forzadas a embarazos», claman las activistas a favor de la IVE, que en 2018 movilizaron a cientos de miles de mujeres, pero que este año debieron limitar las manifestaciones a acciones callejeras no multitudinarias y a las redes sociales por la pandemia del coronavirus.

«Hoy comienza otra historia. Acompañanos con AbortoLegalEsVida», escribió La Campaña en Twitter para arrancar un «tuitazo» a favor de la iniciativa que busca se reconozca «un derecho que garantiza una vida digna, respeta los derechos humanos, la salud y la educación integral».

Se calculan entre 370 mil y 520 mil los abortos clandestinos por año en Argentina, dijo la titular de la Secretaría Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra, una de las impulsoras del texto.

Por el lado celeste, miles de personas se movilizaron en Buenos Aires y otras ciudades del país el sábado convocados por las iglesias católica y evangélica y organizaciones civiles.

«El pueblo argentino es pro-vida. Ahora veremos qué hacen los legisladores, si responden al presidente o a la gente», dijo a la AFP en la marcha una activista que prefirió guardar el anonimato. «Sé que hay embarazos inesperados, respeto los derechos de la mujer. Pero el aborto no lo reconozco como un derecho». 

En los últimos días, grupos celestes realizaron manifestaciones frente a domicilios de legisladores del voto verde sin distinción de partidos. En respuesta, la Cámara de Diputados constituyó un cuerpo de abogados para «garantizar la defensa de la intimidad y la libertad de cada legislador para expresar su opinión».

«Grupos de militantes celestes aparecieron en la puerta de la panadería de mis padres con pancartas con mi cara por estar a favor del aborto. Este debate se torna violento y muy antidemocrático», denunció la diputada Carolina Gaillard.

«Los que se dicen ‘pro-vida’ son los violentos, son antiderechos. Nosotras queremos ampliar derechos», apuntó Minyersky.

Salud integral

Al enviar el proyecto al Parlamento el 17 de noviembre para cumplir una promesa electoral, Fernández dijo que busca garantizar «que todas las mujeres accedan al derecho a la salud integral». 

El texto oficial autoriza la IVE «hasta la semana 14 de gestación». Otro punto clave es que puede haber «objeción de conciencia» de profesionales de la salud, pero deben «derivar a la paciente para que sea atendida», tanto en el sistema público como en el privado.

Al mismo tiempo, impulsó otro proyecto que comenzó a tratarse el lunes, que crea un «seguro de los mil días», para fortalecer la atención de la mujer durante el embarazo y la de los hijos e hijas en los primeros años de vida, de modo de evitar un aborto motivado por causas económicas.

Hasta ahora, el aborto está permitido en Argentina en caso de violación o peligro para la vida de la mujer, legislación que rige desde la década de 1920.

ES DE INTERÉS|

Debate sobre aborto legal continúa en Congreso de Argentina

Presidente de Argentina ratifica compromiso de legalizar el aborto

Mujeres marchan por aborto legal y contra feminicidios en Argentina

En Argentina, miles protestan contra legalización del aborto

Compartir