Compartir

Brenda Mireles

Atletas no binarios, trans y homosexuales son sólo algunos ejemplos de la representatividad que poseen estos Juegos Olímpicos, que con 181 miembros de la comunidad LGBT compitiendo en esta edición registra más del triple de los que se observaron en Río 2016.

“Estoy muy orgulloso de decir que soy un hombre gay… ¡Y también un campeón olímpico!”, fueron las palabras con las que el clavadista Tom Daley, de Gran Bretaña, visibilizó la presencia y celebración de la diversidad en los Juegos, además de hacerse viral al ser captado tejiendo mientras observaba un enfrentamiento de natación. Pero no es el único: Aleksandra Jarmolinska, especialista del skeet (tiro), aprovechó la ceremonia de inauguración para portar una mascarilla con los colores del arcoiris. La joven, proveniente de Polonia, no ha sido tímida al momento de su preferencia, y lamenta que el orgullo deportivo no sea suficiente para casarse con su novia legalmente.

Raven Saunders también se cuenta entre las personalidades de la diversidad olímpica, en particular después de ganar la plata en lanzamiento de peso y usar el podio para externar su apoyo a las personas oprimidas en la comunidad LGBT y afroamericana. “Este gesto representa la intersección de donde se encuentran todas las personas oprimidas”, declaró la joven, conocida por defender varias causas de justicia social e identificarse como lesbiana.

En su segunda participación en un evento olímpico, Markus Thormeyer también decidió participar sin esconder su identidad. “Competir en los Juegos Olímpicos como un atleta abiertamente gay es bastante sorprendente”, declaró el nadador canadiense a OutSports, plataforma dedicada a informar sobre el desempeño de los deportistas LGBT.

Pero la presencia no se limita a estos deportes, ya que más de 30 disciplinas cuentan con al menos un miembro. Entre ellas, la mexicana Rut Castillo, que participó en gimnasia rítmica, y dedicó su clasificación en los Juegos a su novia. 

La mayor participación femenina registrada en unos Juegos Olímpicos tambien incluye a las deportistas lesbianas, no binarias y transgénero, que superan en número a los hombres por un margen de 8 a 1, y es Estados Unidos el país con mayor representatividad, con más de 30 atletas.

El número de deportistas LGBT  olímpicos pasó de 56 en 2016 a 181 en esta edición.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir