Compartir

Jose Luis Camacho

Con sensibilidad, oportunidad y visión de futuro, el PRI ha culminado los procesos de selección de los nueve candidatos que lo representarán en la contienda electoral por liderar el destino de igual número de Estados de la República Mexicana durante los siguientes seis años. En voz de propios y extraños, César Camacho ha demostrado su vocación democrática y su liderazgo al conducir exitosamente sendos procesos, los cuales no estuvieron exentos de dificultades, pero la impecable operación política ha permitido que no haya heridos ni derrotados, sino mujeres y hombres que cuentan con todo el apoyo y cohesión del priismo para salir victoriosos el 7 de junio próximo.

 

Como ningún otro partido político nacional, el PRI ha culminado un proceso arduo e intenso de consulta y postulación de candidatos, enmarcado en el respeto a la militancia, trabajo cercano a la gente y desempeño ético y profesional en el servicio público.

 

Mientras los otros ocupan su tiempo en tratar de apagar fuegos internos y disimular divisiones, el PRI ha demostrado que se trata del instituto político acostumbrado a vivir en democracia y dirimir sus diferencias con una insustituible capacidad de escuchar, integrar y sumar.

 

La dirigencia nacional del PRI ha dado a cada militante y a cada simpatizante un lugar y su lugar, es decir, no es una presidencia que avasalle y que imponga, sino que escucha, consensua y es factor de unidad en cada decisión.

 

Pero no se trata de una unidad de palabra sino de hechos, que actúa, que transforma y que le permite transitar hacia el futuro.

 

El PRI no se quedó estancado en el triunfo del 1 de julio de 2012 y muchos menos en el legado edificador del siglo XX, sino que está decidido a construir el México de instituciones del siglo XXI sobre las bases democráticas de la nueva realidad nacional y la plataforma de despegue del registro histórico.

 

Porque la forma es fondo, se lanzó una convocatoria para que todos los interesados tuviesen la oportunidad de inscribirse en el proceso y competir por ser el o la abanderada del PRI. No tengo duda que los mejores priistas fueron los que compitieron y que quienes conjuntaban los mejores y mayores atributos fueron los electos.

Se trata de dos mujeres y siete hombres priistas con mayor reconocimiento en su entidad, que garantizan posibilidades reales de triunfo y de unidad partidista.

Por Querétaro el precandidato único del PRI es Roberto Loyola Vera, alcalde con licencia de la capital y quien ha señalado que la política debe cambiar para que los ciudadanos no se sientan hartos de quienes los representan. “Los políticos debemos ser una herramienta al servicio de los ciudadanos”, sostiene.

Alejandro Moreno Cárdenas es el precandidato priista al gobierno de Campeche. Hombre joven con amplia experiencia política, ha sido senador de la República y diputado federal, sometiéndose al escrutinio de las urnas y saliendo victorioso de ellas. Alejandro Moreno confía en que la actitud sumadora que ha seguido durante toda su trayectoria pública le permitirá obtener el apoyo mayoritario de los ciudadanos de Campeche.

Poseedor de una hoja de vida en la que el cumplimiento de los compromisos es la constante, José Ignacio Peralta Sánchez es el precandidato de unidad del PRI al gobierno de Colima. Exsubsecretario de Comunicaciones y Transportes y exalcalde de la capital, José Peralta sabe que “para servir a la sociedad, hay que escucharla”, por lo que su prioridad será la política constructiva, la que suma voluntades y sirve a toda la sociedad.

El diputado local con licencia, Héctor Astudillo Flores, es el abanderado del PRI al gobierno de Guerrero, Estado que ha sufrido mucho y que está exigiendo cambios. Y eso lo sabe Héctor Astudillo, un hombre formado en la cultura del trabajo y que ante las dificultades no se ha dejado vencer. “La patria debe estar con Guerrero”, ha dicho el presidente nacional del PRI, César Camacho, por lo que Héctor Astudillo canalizará sus estrategias para hacer que imperen la paz y la aplicación de la ley en el hermano Estado de Guerrero.

Mujer de esfuerzo, dedicación y trabajo, Claudia Pavlovich Arellano es una luchadora social con amplia militancia priista que se ha comprometido a recuperar el gobierno estatal de Sonora con base en una fuerte candidatura de unidad en la que están integrados todos los participantes del proceso interno priista. Única oradora en el homenaje nacional ofrecido a Luis Donaldo Colosio el pasado 10 de febrero con motivo del aniversario 65 de su natalicio, Claudia Pavlovich se asume como digna heredera del oriundo de Magdalena de Kino.

Exalcaldesa de Guadalupe, Nuevo León, Ivonne Álvarez García es una política con sentido de responsabilidad, que ha demostrado atender con capacidad los encargos de la ciudadanía. De ahí que no sea casualidad que también haya sido electa como diputada local y senadora de la República. “De suerte que ella acreditará sentido de responsabilidad haciendo bien las cosas, como lo ha hecho en los capítulos anteriores de su vida política, como diputada local, como alcaldesa y como senadora”, afirmó César Camacho el pasado 14 de enero, durante el registro de Ivonne Álvarez como precandidata única del PRI.

Exsecretario de Educación Pública en San Luis Potosí, exdiputado federal y exservidor público en diversas instituciones públicas federales, Juan Manuel Carreras López ha sido electo como el precandidato de unidad del PRI, poseedor de un hondo raigambre en el Estado. Abogado de profesión, es reconocido por su sensibilidad y arduo trabajo cercano a la gente.

Michoacano de trato franco y cordial, José Ascención Orihuela Bárcenas, mejor conocido como Chon Orihuela, es el abanderado tricolor al gobierno de ese Estado. Político con una amplia experiencia, nadie puede dudar que se trata de un destacado militante priista que como legislador y servidor público se ha caracterizado por saber escuchar, conocer las necesidades de la gente, hacer política con la mano tendida y poseer una verdadera convicción por construir acuerdos. “Juntos, en la unidad, haremos historia”, ha dicho el michoacano con la seguridad y confianza que irradia.

“Con Ricardo Barroso Agramont como nuestro precandidato construiremos el triunfo para recuperar Baja California Sur”, dijo el líder priista nacional, César Camacho, al acudir al registro del senador con licencia como precandidato de unidad del tricolor. Hijo del primer gobernador del Estado, se trata de un político que es factor de unidad, pues de inmediato se dio a conocer su postulación, recibió muestras de confianza y apoyo por parte de la población, lo cual revela las posibilidades reales que representa Ricardo Barroso para regresar al PRI al gobierno de Baja California Sur que no gobierna desde 1999.

En suma, se trata de 9 candidatos de altura, con liderazgo social local, competitivos y honestos que han resultado electos como abanderados de unidad en procesos ejemplares donde la constante fue la gran cantidad de militantes de los que el PRI podía echar mano para representarlo. Ello es muestra de la capacidad y talento de la militancia priista, que sigue siendo la más numerosa y cohesionada del país.

 

Con organización, trabajo, selección cuidadosa de candidatos y sumando y no restando, el PRI con César Camacho al frente se aproxima a su cita con la ciudadanía el 7 de junio, convencido de refrendar su confianza para seguir transformando a México.

 

Por los Corrillos…

 

Será este viernes cuando la Comisión Política Permanente del PRI, con el ciudadano Enrique Peña Nieto a la cabeza, defina la lista de candidaturas a diputados por el principio de representación proporcional.

Compartir