Compartir

ejecentral

En el PAN estuvo a punto de suceder una deserción mayor, la de la senadora Luisa María Calderón. Dicen los que saben que hace menos de tres semanas la senadora, hermana del ex presidente Felipe Calderón, explotó por la falta de apoyo en su partido. Doña Luisa María estaba buscando respaldos para la candidatura de su partido al gobieporrno de Michoacán, pero encontró vacíos. La dirigencia del PAN sólo quería que la candidatura recayera en el senador Salvador Vega, y en el círculo del poderoso Santiago Creel; preferirían al operador electoral de Gustavo MaderoMarko Cortés. Ante la ira de la senadora, llegó la respuesta: calmada, sí la apoyarán, pero tendrá que ganarse la candidatura. Eso sí, en una competencia más equitativa de cómo estaba.

Compartir