Compartir

Redacción ejecentral

Sao Paulo. El expresidente de Brasil, Luis Inacio Lula da Silva, condenado a 9 años y medio de prisión por corrupción, se dijo víctima de una «artimaña» política para dejarlo fuera de la carrera presidencial 2018, donde es favorito según las encuestas. Aseguró que sigue «en el juego», y anunció que será candidato.

En sus primeras declaraciones públicas este jueves, tras el fallo emitido la víspera por el juez Sergio Moro, advirtió que “quien cree que es el fin de Lula se va a romper la cara”, y anunció que será candidato.

Si alguien quiere sacarme de juego con esa sentencia, tiene que saber que sigo en el juego», aseguró en tono combativo Lula (2003-2010), un día después de que Sergio Moro, el juez de primera instancia encargado de la operación ‘Lava Jato’, hiciera pública su sentencia.

En una rueda de prensa en Sao Paulo, Lula dijo que quiere ser el candidato de su formación política, el Partido de los Trabajadores (PT, izquierda).

Quiero decir a mi partido, que a partir de ahora voy a reivindicar del PT (Partido de los Trabajadores) el derecho de colocarme como postulante a la candidatura de 2018″, declaró bajo la aclamación de sus simpatizantes.

Negando todas las acusaciones, el ícono de la izquierda latinoamericana reafirmó en una rueda de prensa en Sao Paulo que no tirará la toalla en su carrera presidencial, en la que las encuestas le dan como favorito.

El expresidente, que enfrenta otras cuatro causas penales, puede apelar la sentencia en libertad y sólo vería impedida su candidatura si fuera condenado en segunda instancia. El exmandatario gobernó de 2003 a 2010.

Lula encarna la alta polarización en el gigante latinoamericano y es también el político con mayor rechazo entre los precandidatos presidenciales: el salvador de los pobres para algunos o el líder de la red corrupta en Petrobras para otros. EC

Compartir