Foto: Bertrand GUAY / AFP

Compartir

AFP

PARÍS, Francia.- El magnate francés Vincent Bolloré afrontaba este miércoles un segundo día de interrogatorio ante investigadores anticorrupción que buscan determinar si su compañía consiguió de manera fraudulenta concesiones portuarias en África.

El dirigente del grupo Bolloré fue detenido el martes en las afueras de París ante sospechas de que su filial africana de logística consiguió contratos para operar el puerto de Lomé (Togo) y el de Conakry (Guinea) de manera fraudulenta.

Además del multimillonario de 66 años, otros dos ejecutivos del grupo están también siendo interrogados desde el martes: su director general, Gilles Alix, y el director de la división internacional de su filial de comunicación Havas, Jean-Philippe Dorent.

Francis Pérez, presidente del grupo español Pefaco, una empresa con sede en Barcelona especializada en hoteles y casinos en África, está también siendo interrogado desde el martes, según una fuente judicial.

Los investigadores sospechan que el grupo Bolloré utilizó su agencia de comunicación Havas para ayudar a dirigentes africanos a llegar al poder. A cambio, otra de sus filiales, Bolloré Africa Logistics, antes llamada SDV, habría obtenido la atribución de la gestión de los puertos de Lomé y Conakry.

El grupo Bolloré, una multinacional dedicada al transporte, logística, comunicación y publicidad, emitió el martes un comunicado en el que negó «formalmente» cualquier irregularidad en sus actividades en África.

Las investigaciones se centran en las victoriosas campañas electorales del guineano Alpha Condé y del togolés Faure Gnassingbé, ambos asesorados por Havas. Ambos, después de llegar al poder, rescindieron sumariamente el contrato de los operadores de su puerto y se lo dieron al grupo Bolloré.

En una entrevista con el diario francés Le Monde en 2016, Condé afirmó que Bolloré «cumplía con todas las condiciones de la licitación» y que también era «un amigo». «Privilegio a los amigos. ¿Y qué?, lanzó el mandatario guineano.

Vincent Bolloré, amigo cercano del expresidente Nicolas Sarkozy, tomó en 1980 las riendas del grupo familiar fundado en 1822 y diversificó sus actividades hasta convertir al grupo en un gigante mundial dedicado a la construcción, logística, transporte y comunicación, entre otros. DA

Compartir