Compartir

ejecentral

Aunque desde la cama, el jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, continuó desplazando al perredista mejor escondido hoy en día, Marcelo Ebrard, su antecesor. En la Asamblea Legislativa, que maneja su incondicional Manuel Granados, se deshizo de Alfonso Brito como coordinador de comunicación, y lo sustituyó con Elena Cárdenas. Oséase, sacaron a un incondicional, pero de Ebrard, y metieron a una mancerista. Ni pio dirá don Marcelo, que lo único que debe estar pensando es cómo hundir más la cabeza en la tierra para que el episodio de Iguala y su respaldo total al ex gobernador Ángel Heladio Aguirre, no se lo lleven a él, más que a nadie en la izquierda, por delante.

Compartir