Compartir

Jonathan Nácar y María Idalia Gómez

Una célula de al menos 20 hombres con armas largas, a bordo de seis camionetas y cuidando cada detalle de una operación perfectamente articulada, perpetró un atraco del que no existe precedente en el país.

Fueron más de siete millones de cartuchos útiles de diversos calibres los que sustrajo esta célula que pertenece, de acuerdo a las primeras investigaciones, al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

La operación de búsqueda por parte de las Fuerzas Armadas y Guardia Nacional, tardó en implementarse más de 12 horas, y hasta el momento no se cuenta con algún rastro del paradero de los pertrechos, confirmaron a ejecentral fuentes cercanas al caso.

Los hechos ocurrieron la madrugada del martes en un tramo de la carretera federal 57, que atraviesa nueve entidades del país hasta su entronque en la frontera con el territorio de Estados Unidos.

El cargamento incluía 87 mil tiros calibre 7.62×51 mm para arma larga de uso exclusivo del Ejército; así como cientos de miles calibre .45 automático; 38 súper y .38 especial, que suelen utilizar las organizaciones delictivas, y otros cartuchos de calibres que resultan de una alta demanda entre el mercado estadounidense para uso deportivo.

De los más de siete millones 114 mil cartuchos útiles que fueron robados la madrugada del martes presuntamente por una célula del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Guanajuato, varias decenas de miles corresponden a municiones de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, y que suelen utilizar ilegalmente los grupos del crimen organizado. 

Si bien la mayoría de los cartuchos corresponden a tiros que suelen utilizarse para actividades deportivas —e implica una mayor oportunidad de venta en el mercado de Estados Unidos, destino final de las municiones que a tres días de haber sido robadas siguen sin ser localizadas— se encontraban calibres que además de ser utilizados por el Ejército y corporaciones policiales, son de uso frecuente entre los sicarios y los grupos criminales. 

Crimen en investigación. El sitio en donde sucedió el atraco es uno de los puntos más recurrentes de robos en carretera. Hasta el momento se desconoce el rastro de la munición robada.

Dentro del cargamento se incluía 87 mil tiros calibre 7.62×51 mm para arma larga para uso exclusivo del Ejército; así como cientos de miles calibre .45 automático; .38 súper y .38 especial los cuales también con calibres recurrentes entre las bandas delictivas. 

El atraco, de acuerdo con el reporte de las autoridades, tuvo lugar alrededor de las 00:33 horas del martes, cuando se perdió el contacto vía GPS de dos tráileres de la empresa Industrias Tecnos y los dos vehículos del Cuerpo de Vigilancia Auxiliar y Urbana del estado de México que los custodiaban. Fuentes cercanas a la investigación del caso señalaron que se trató de una operación bien planificada, articulada y ejecutada por un comando de al menos 20 hombres que portaban armas largas y se trasladaban a bordo de seis camionetas, las cuales terminaron por rodear y cerrar el paso al convoy en un tramo de la carretera federal 57 entre San Luis de La Paz y el poblado La Cabaña del Rey, en San Luis de La Paz, Guanajuato. 

Fue aproximadamente en el Km 110 de la misma vía donde se desplegó el tardío operativo de búsqueda por parte del Ejército y los elementos de la Guardia Nacional, el cual, las fuentes consultadas indicaron que demoró más de 12 horas. Ahí se localizaron abandonados los dos tractocamiones que transportan las cajas con las municiones, así como las patrullas de custodia con las puertas abiertas y el motor en marcha, pero sin los cartuchos. 

Los custodios y operadores quienes también habían sido privados de su libertad, pero finalmente fueron localizados sin lesiones con el resto de los vehículos señalaron que las seis camionetas les cerraron el paso por los costados, tres de un lado y tres del otro, de las cuales descendieron la veintena de sujetos fuertemente armados quienes terminaron por enganchar el cargamento con las municiones a otros dos tractocamiones. 

Al tratarse de una zona de alta incidencia de robos carreteros, las fuentes consultadas refirieron que el atraco se registró en medio de la disputa territorial que mantienen las organizaciones criminales, principalmente el Cártel Jalisco Nueva Generación y las células del llamado Cártel de Santa Rosa de Lima, cuya pugna ha elevado los índices de violencia e inseguridad que mantienen a Guanajuato como la entidad con más muertes violentas en el país. 

ES DE INTERÉS |

Compartir