Foto: ejecentral

Compartir

Tomás de la Rosa

El coronavirus que llevará al mundo a una recesión, a México lo podría arrastrar a una contracción de hasta 4.0% en el Producto Interno Bruto (PIB), lo que se sumaría al retroceso que sufrió en 2019 del 0.15 por ciento.

Esto significa siete trimestres en terreno negativo, algo nunca visto en la historia mexicana. Incluso, sería una situación más drástica que la crisis de 1982, cuando inició la contracción económica por seis trimestres.

›El escenario que ven los economistas nacionales e internacionales es complejo. Por un lado, ven la muerte de empresas pequeñas y medianas (Pymes), y con ello el despido de trabajadores del sector formal de la economía. Mientras que el empleo informal se disparará.

La contracción de hasta 4.0% en el PIB de 2020 generará un desplome de la recaudación tributaria. La Ley de Ingresos de la Federación para ingresar 6.1 billones de pesos (unos 255 mil millones de dólares, al tipo de cambio de hoy) se hizo con un pronóstico de que el PIB crecería 2.0 por ciento.

Ante los menores ingresos tributarios, las finanzas públicas ya están comprometidas por la depreciación del peso. Medida en pesos, la deuda externa (213,307 millones de dólares) al cierre de enero ya registra un incremento de 1.13 billones de pesos, cifra que representa el 4.6% del PIB.

El derrumbe

Petróleos Mexicanos (Pemex), podría perder el grado de inversión, lo que presionará las finanzas públicas por el mayor costo financiero de la deuda de la petrolera. Por ello, expertos recomiendan cancelar la construcción de la refinería en Dos Bocas, Tabasco.

El problema se agrava porque el precio de la mezcla mexicana de exportación se ubicó en 18.78 dólares el martes 17 de marzo, respecto al día anterior. En lo que va del año, el barril de petróleo acumula una baja de 66.5 por ciento. El desplome de los precios internacionales y la recesión económica de Estados Unidos limitará el ingreso de divisas a México, por venta de petróleo, exportaciones (principalmente automotrices) y del envío de remesas de connacionales al país.

Sergio Luna, director del Departamento de Estudios Económicos de Citibanamex, aseguró que Pemex, como cualquier empresa que se desploma casi 30% la venta de su producto en un día, debe reconsiderar la cancelación de la refinería de Dos Bocas. 

Precarización laboral

Otro impacto que sufrirá la economía mexicana será en el empleo, afirmó el director del Departamento de Estudios Económicos de Citibanamex.

“Ya empezamos a ver cifras de desempleo abierto más altas. Lo que vamos a ver es una precarización del empleo. Una menor creación de empleo formal y por lo tanto, una mayor creación de empleo informal (…). La mayor parte de la gente va a entrar al mercado informal y esos no son buenas noticias”, comentó Sergio Luna.

Si bien, el impacto de la crisis estará en función de las medidas que tome el gobierno federal, vale señalar que en 2009 se perdieron más de 441 mil empleos formales o registrados en el IMSS. La falta de registros estadísticos en el IMSS y otras áreas económicas, impide ver otras huellas de las crisis en el empleo formal.

Sobre la profundidad de la recesión económica, la directora de Análisis Económico-Financiero en Banco BASE, Gabriela Siller, advirtió que el mercado cambiario será el termómetro. El miércoles 18 de marzo las 08:00 horas (local de la Ciudad de México), el pesos registró su nivel más débil en la historia, al negociarse en operaciones al mayoreo en 24.085 pesos por dólar.

Una cotización “por encima de los 25 pesos, el mercado estaría descontando una recesión tan fuerte o peor a la observada en el 2009 con la crisis financiera en Estados Unidos”, advirtió Siller.

Semana negra. Las acciones de Wall Street se desplomaron este miércoles.

Contracción de hasta 4.0% 

Después de 12 años, en 2020, Estados Unidos entrará nuevamente en recesión. Su detonador, al igual que en todo el mundo es el coronavirus. La Unión Americana es el mayor comprador de productos “hechos en México”, es la principal fuente de inversión extranjera directa (IED) y el país generador de la mayor parte del dinero (dólares por remesas) que reciben las familias mexicanas.

El impacto por las medidas para contener la expansión del Covid-19, como el distanciamiento social que afecta el gasto del consumidor y la inversión de las empresas, se agrava con el desplome internacional de los precios del petróleo, “nos hace creer que Estados Unidos está entrando en recesión, si no es que ya está en una”, sostuvo la economista en Jefe de Standard & Poor’s Ratings Services, Beth Ann Bovino.

La economista basada en Nueva York, dijo que espera “una baja de 1.0% en el primer trimestre y una gran contracción de 6.0% para el PIB del segundo, lo que indica una recesión para Estados Unidos”.

Para Santiago Fernández y Cristian Sánchez, economistas de Intercam Grupo Financiero, “tan sólo por el impacto de la desaceleración de Estados Unidos, por la emergencia del Covid-19, se esperaría una contracción de 0.3% al 0.5% de la economía mexicana en 2020. Si a ello se suma el shock en México por medidas para contener el virus, la contracción podría ser aún mayor, entre 2.0% al 4.0%”, caída en términos anualizados.

›México, con 126 millones de mexicanos, vivirá su peor momento en el primer semestre del año, según los pronósticos del economista en Jefe de Credit Suisse, para mercados emergentes, Alonso Cervera.

Cervera, que también estimó una contracción de 4.0%, pronostica que entre enero y junio de este año (el primer semestre) la caída del PIB será “más modesta” que el desplome de 8.0% que registró la economía entre el cuarto trimestre de 2008 y el segundo trimestre de 2009.

En suma, Credit Suisse, observa en México la mayor contracción de la economía entre los principales países de América Latina.

Datos del Inegi muestran contracciones correspondientes de 0.53%, 5.57%, 8.93%, 4.99% y 1.60% entre el cuarto trimestre de 2008 y el cuarto trimestre de 2009, respectivamente.

Los economistas de Intercam, Banco BASE, Citibanamex, coinciden en la potencial pérdida del grado de inversión de Pemex por parte de Standard & Poor’s y Moody’s, “lo que podría incrementar la percepción de riesgo sobre el país y causar salidas de capitales”, advirtió Siller.

De darse una contracción 4.0% del PIB en 2020, será la cuarta de ese nivel o superior en la historia mexicana. En 1983, con Miguel de la Madrid, se desplomó 4.36%; con Ernesto Zedillo en 1995 se derrumbó 6.29% y en 2009, con Felipe Calderón, el PIB se desmoronó 5.29% y la cuarta transformación o caída en 2020 con Andrés Manuel López Obrador.

ES DE INTERÉS |

Infectados industriales

LA PORTADA | Guardia Nacional y Covid-19: lista para el caos

Compartir