Compartir

Redacción ejecentral

GRAFICO ANALITICA5

Jonathan Nácar y Luis León

GRAFICO ANALITICA4

Más de 41 mil millones de dólares en 2014 fue el costo que México tuvo que pagar ante los altos índices de criminalidad que lo ubican entre los países de América latina y el Caribe (ALC) con más víctimas del delito, y es la segunda nación de la región, sólo por debajo de Brasil, que más gasta por los efectos de la violencia.

El análisis hecho por el BID para determinar los costos de la criminalidad en los países estudio de la región se basa en los costos sociales, incluyendo victimización y pérdida de ingresos de la población carcelaria; el gasto privado en seguridad de las empresas y de los hogares.

GRAFICO ANALITICA3

›Las tasas de homicidios femeninos en América Latina y el Caribe ascienden a 4.3 por 100 mil mujeres, casi el doble que el promedio mundial de 2.3 víctimas por 100 mil mujeres. En Latinoamérica se concentra la tasa más alta de feminicidios en el mundo con 10%, cuyo costo representa 0.31% del PIB de la región y 0.12% a nivel mundial.

GRAFICO ANALITICA2

Al comparar el gasto que implican los delitos en países con su respectivo Producto Interno Bruto (PIB), el informe señala que en el caso mexicano en 2014, representó 1.92% del PIB, mientras que en Honduras y El Salvador rebasó 5%. Para los 17 países de la región, el costo de la violencia y las consecuencias criminales implicaron en el mismo lapso 3% del PIB total, siendo el Triángulo Norte centroamericano (Guatemala, Honduras y El Salvador) el territorio más crítico al superar seis por ciento.

El estudio indica que los altos índices de homicidio, GRAFICO ANALITICA1otros delitos graves, el hacinamiento y la inadecuada asignación de los recursos para atender los temas de criminalidad mantienen a “la región como la más violenta del planeta” con una tasa de homicidios de 24 por 100 mil habitantes en 2015: cuatro veces más que la media mundial. “Seis de cada 10 robos son cometidos con violencia y 90% de los homicidios no son resueltos. Sus cárceles son las más hacinadas en el mundo”, se lee en el estudio.

Compartir