Compartir

Ana Saldaña
Fotos | Ana Saldaña

Fotos | Ana Saldaña

 

 
Esta semana estuvo visitando nuestro país la Chef Bo Plemhathaikij, quien es dueña de un restaurante mexicano en Bangkok llamado Tacos y Salsa. Es evidente, que si uno tiene un establecimiento especializado en gastronomía mexicana, la única manera de lograr servirle a los comensales sabores auténticos, es viajar continuamente a nuestro país y seguir explorando su variada gastronomía.
 

 
A través de una querida amiga, tuve la oportunidad de conocerla e invitarla a charlar y la convencimos de darnos una clase de cocina tailandesa a un pequeño grupo de amigos. Como nos pasa a muchos, cuando se trata de describir nuestra comida favorita, a pesar de conocer todo tipo de gastronomía, normalmente es la comida que nos recuerda al hogar en el que crecimos la que resulta ganadora. Por lo mismo Bo aseveró que a pesar de cocinar mucha comida mexicana lo que al final del día quiere preparar al volver a casa es un platillo tailandés.
 

 
Foto | Ana Saldaña

 

Así la cocina se llenó con aromas de chile, ajo, leche de coco y cilantro. Utilizamos tal cantidad de ajo que nos enseño a remojarlos en una pequeña olla con agua caliente. Remojábamos dientes y dientes de ajo para pelarlos más rápido. El cilantro se molía con el chile en el mortero y el secreto era que se utilizaban tanto las hojas, como la raíz. Nada de usar una licuadora, todo se molía finamente en el molcajete. Frente a nuestros ojos, veíamos que Bo continuaba cocinando. Era como ver a un torbellino que brincaba de una preparación a otra.
 

 

IMG_2073

 
Así, primero salió un cerdo marinado servido con jengibre rebanado, arroz y cebollas, cacahuates y chile que se comían con los dedos acompañados de arroz pegajoso. Después en el asador preparó unas alitas de pollo también marinadas que estaban para chuparse los dedos. A su vez, nos ofreció su versión de aguachile de camarón tailandés elaborado con mucho chile, jugo de limón, cilantro, azúcar y hojas de hierbabuena, mientras nos explicaba que para preparar comida tailandesa había que recurrir mucho al azúcar, ya que era un sabor básico en muchas de las preparaciones saladas. Le siguió un aromático y fragante caldo con fideos frescos que me imaginé podría ser el equivalente del caldo de la abuela que reconforta y te devuelve la salud. Seguía y seguía saliendo comida al estilo Tai. No podían faltar los fideos delgados y picantes. En el wok vimos como salteaba unos camarones con verduras y salsa de ostión, mientras que en el otro wok capeaba primero unos trozos de pescado fritos acompañados de una salsa de tamarindo que acabó montando sobre el pescado entero. Después de postre preparó un caldo de coco con unas bolitas de arroz.
 

 
Así la tarde, pasó entre comida, buen vino, cerveza y sobre todo buenos amigos. Fue como si todo confluyera para disfrutar el momento y agradecer que nos hubiésemos topado en nuestro camino con Bo. La Chef nos regaló una tarde memorable llena de placer y lo mejor fue ver a este torbellino de mujer en plena acción y poder degustar sus deliciosos platillos. Ojalá y siga regresando a México para deleitarnos con sus preparaciones.
 

 
Y bueno, hablando de placeres, quisiera compartirles que a partir de esta semana, además de poder continuar leyendo mi columna, podrás escuchar mi nuevo programa de radio “Placeres” en Poder México, los lunes, miércoles y viernes de 10:00 a 11:00 de la mañana. Te invito a que si disfrutas de esta columna, me escuches en vivo o bajes el podcast del programa en www.podermexico.com. Lo que busco en el programa es generar un espacio en el que juntos podamos conocer y charlar con gente apasionada que está dejando su huella en temas de estilo de vida. Un día podríamos hablar de vino, otro de viajes o gastronomía, otro de arquitectura o fotografía, como te imaginarás la temática es interminable. La idea es encontrar esos pequeños placeres que alegran la vida tal como lo he buscado hacer en esta columna.
 

 

Foto | Ana Saldaña

Foto | Ana Saldaña

 
Espero que tengas un fabuloso día y recuerda, ¡hay que buscar el sabor de la vida!

 

Compartir