Gabriela Sotomayor

El Presidente se queja de que la campaña en medios y en redes en su contra “está desbordada“ y de manera frontal ataca el derecho más preciado en una democracia: la libertad de expresión. Que no se le ocurra tratar de controlar el espacio online. Ahora menos que nunca.

Los periodistas comprometidos con la verdad deberíamos cerrar filas y defender este derecho. Seguir el desarrollo de la pandemia con datos comprobables incluyendo el número de muertos. Aunque AMLO se enoje.

La resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU adoptada en 2018 afirma que “los mismos derechos que tienen fuera de línea las personas también deben protegerse en línea, en particular la libertad de expresión, aplicable independientemente de las fronteras y por conducto de cualquier medio de su propia elección, de conformidad con el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos’’

Condena “los abusos tales como la tortura, las ejecuciones extrajudiciales, las desapariciones forzadas y la detención, la expulsión, la intimidación y el acoso arbitrarios, así como la trata de personas y la violencia sexual y de género, cometidos contra personas por ejercer sus derechos humanos y libertades fundamentales en Internet, y exhorta a los Estados a garantizar la rendición de cuentas a este respecto’’.

Preocupan los ataques de AMLO:

 “Tengo la información de cómo sobre todo en Twitter hay una epidemia, una plaga de noticias falsas (…) y esto no es censura, porque están actuando con robots y ahora sí como decía Chico Ché, ¿quién pompó?’’.

“Quién paga eso, no quiero que se mal interprete pero en esta circunstancia en la que necesitamos que se diga la verdad hay mucha diferencia entre el Feis y el Twitter, el Feis tiene más control, pero en Twitter están desatados’’.

“Por eso también la desesperación, los ataques de los que quisieran que desapareciera, que me vaya a retiro, a cuarentena, imagínense en política nunca hay vacíos de poder siempre se llenan, si no hay conducción les dejamos el terreno a estos irresponsables, conservadores corruptos’’.

Difícil pensar que un político razonable u opositor en su sano juicio, querría estar en los zapatos del Presidente al que le tocó estar en el mejor lugar pero en el peor momento. Sin embargo, queda la esperanza de que sabrá gobernar.

“Existe unidad, hay diferencias ideológicas, pero eso es arriba, en las élites (…) abajo el pueblo está unido y feliz, porque yo ando abajo a ras de tierra y sé cual es el ánimo del pueblo’’

“No hay malestar en contra del gobierno, no hay mal humor social, aunque han querido alentar la división, no han podido’’.

“Y llamo a la unidad a los adversarios, que le bajen una rayita’’.

AMLO agradece porque “se está portando la gente al 100’’.

En momentos pandémicos se agradecería también ver a un líder que se porte al 100 ¿a poco no ?

Y aquí el puyazo : “La prensa amarillista, nuestros adversarios que no ayudan porque los domina el odio quieren que digamos cuantos muertos’’, remarcó.

“Esto me hace pensar y es posible decir que estamos también viviendo en temporada de zopilotes, ojalá y esa actitud cambie y que no nos importe lo que estén haciendo en otros países’’.

¿En serio ?  

Por qué usar el término de zopilotes que son aves carroñeras, como si la 4T ya estuviera podrida.

A la prensa amarillista “no le importa la pandemia ni la economía, lo que a algunos les preocupa es la transformación, no están de acuerdo en perder privilegios, eso los hace actuar con mucho egoísmo, eso los desquicia’’.

Qué tal si AMLO también observa el alto al fuego mundial al que convocó el secretario general de la ONU y deja de lanzar proyectiles a diestra y siniestra. Qué tal si lejos de hundirse en la demagogia, nos deja trabajar.

Compartir