Compartir

Manuel Lino / 
LOS INTANGIBLES

Mientras que se ha detectado que 80% de los adultos que han sido atacados por el coronavirus desarrollan uno o más síntomas a largo plazo, en lo que se ha llamado Covid larga, crónica o secuelas de Covid, los niños y jóvenes parecen estar a salvo de este fenómeno, según un estudio realizado en Melbourne, Australia, y publicado ayer en The Lancet, Child & Adolescent Health

Los investigadores del Royal Children’s Hospital de Melbourne siguieron durante tres a seis meses a 151 niños (menores de 18 años, aunque la edad media fue de tres años) que habían sido infectados por el SARS-CoV-2. Entre ellos había asintomáticos, sintomáticos con enfermedad leve, moderada o grave. 

Si bien 12 de los pacientes (el 8%) tuvieron síntomas después de haberse librado de la infección del coronavirus, éstos no fueron duraderos. Así, la tos leve que tuvieron seis de ellos duró entre tres semanas y ocho semanas; la fatiga que afectó a tres, entre seis y ocho semanas, y el único niño que tuvo ambos síntomas se deshizo de ellos en los mismos lapsos de tiempo. 

En la última revisión del estudio, los 151 niños y jóvenes “habían regresado a su estado de salud inicial y los síntomas post Covid-19 se habían resuelto”, reportan los autores.

También señalan que, como el estudio se realizó en un solo centro hospitalario y con niños predominantemente jóvenes, sus resultados no necesariamente se pueden generalizar, y apuntan que la gran proporción de niños con infección asintomática que registraron (36%) refleja que el gobierno estatal ha seguido a los contactos cercanos de personas con Covid-19 confirmado. 

Compartir