Foto: Galo Cañas/Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) asegura que en México hay una «cifra negra» importante, debido a los procesos para cuantificar e investigar los delitos, ya que los Ministerios Públicos se encuentran rebasados en cantidad de trabajo, y la capacitación que reciben no logra impactar en su competencia.

En entrevista con Raymundo Riva Palacio para el programa Estrictamente Personal advirtió que tienen evidencia de homicidios culposos que deberían haber sido investigados como dolosos, y esto se origina en «la debilidad en los registros de los MP», donde una cosa es lo que dice la ‘Ley’ y otra lo que hacen las personas que trabajan en las instituciones de seguridad pública.

No tenemos una claridad en la distribución de cargas laborales y esto no favorece la investigación», agregó.

Rivas Rodríguez indicó que la cifra negra, entendida como «falta de acceso a la justifica, de claridad y de atención a las víctimas» ha provocado que el resto de los delitos, entre los que no es posible contabilizar los homicidios, se registren en este contexto en casi el 93% de los casos.

Precisó que el incremento en los niveles de violencia comenzó a registrarse desde el mes de mayo de 2016 hasta cerrar el 2017 como el año más violento en la historia reciente de México, por registrar la mayor tasa de homicidios dolosos de los últimos 21 años y «en donde crecieron prácticamente todos los delitos»: extorsiones, robos de vehículos, robo a transeúntes, etc.

El director del Observatorio dijo que cuando empezaron a aumentar las tasas de homicidio, al inicio, la autoridad lo minimizó y «aunque advertimos nos llamaron estruendosos» e incluso acusaron que se hacía un análisis incompleto, recordó.

La respuesta que sigue dando el estado es la misma» ante el problema de inseguridad, indicó.

El problema es mayúsculo, dado que de las 25 mi carpetas de investigación que existen actualmente, cada una se concentra en casos, por lo que puede hablar de más de una muerte, como en los asesinatos múltiples.

Al ser cuestionado sobre la violencia ligada al narcotráfico y si contribuye a acentuar los riesgos en el proceso electoral dijo que según sus estudios,  las elecciones son un elementos que suponen un reto a la seguridad porque hay intereses políticos, desde las fuerzas que tratan de demostrar que hay una mejor situación de lo que está sucediendo y el discurso contrario de la oposición, lo que puede derivar en una situación de riesgo y de peligro para los contendientes.

Además, advirtió que la delincuencia organizada también tiene sus propios intereses ya que desea que sus posibles candidatos ganen en las elecciones, ya sean impuestos por dinero o por el ejercicio de la violencia (amenazas).

Por otra lado hay condiciones donde los candidatos «chapulines» (que van de un partido a otro), dejan tirado el trabajo o «a medias» y esas revoluciones dejan instituciones acéfalas y los procesos incompletos, lo cual también dificulta la estrategia de seguridad. DA

ES DE INTERÉS | 

Detonan nuevos focos rojos en criminalidad, advierte ONC

Compartir