Compartir

Redacción ejecentral

Con lágrimas en los ojos y dificultades para hablar, la activista Obtilia Eugenio dijo que es un milagro que este con vida y que haya sido liberada luego de haber sido secuestrada durante seis días, a partir del 12 de febrero: «es como un milagro que esté aquí, yo pensé que no iba a salir viva de ahí». Además relato cómo fue el momento en que fue privada de libertad como represalia a sus actividades en defensa de los derechos humanos.

En conferencia de prensa ofrecida este jueves, acompañada de un grupo de senadores del partido Morena, Obtilia explicó que desde hace 20 años se ha dedicado a defender los derechos de las mujeres y que su labor es reconocida a nivel nacional e internacional. Pese a este reconocimiento que respalda su labor, también ha recibido amenazas y ataques de personas que todavía no logra identificar.

«Nunca me imaginé que iba a pasar esto. Yo presenté denuncia desde 2006. Yo siempre he recibido amenazas y hemos denunciado. Mi pueblo me nombró representante en el municipio de Ayutla», y en una asamblea general fue nombrada como consejera comunitaria, para fungir como enlace de una obra que presentó irregularidades, supuestamente relacionadas con el crimen organizado.

«Si nos quieren matar, nos van a matar», expresó Obtilia, quien añadió que el mes de noviembre recibió amenazas: «hay grabaciones donde nos amenazan por teléfono, pero nunca he encontrado el dueño del celular». Pese a las medidas provisionales, y aunque la Secretaría de Gobierno ha estado enterada, la activista ha sufrido una persecución constante.

Por su parte, la senadora Nestora Salgado, quien acompaña a la activista pidió al gobierno estatal de guerrero, encabezado por Héctor Astudillo «poner atención» a la situación que están padeciendo los defensores de derechos humanos.

«Lo que pasó a Obtilia, nos puede pasar a cualquiera de nosotros que defendemos derechos humanos y que somos oposición».

«Obtilia tuvo suerte de salvar su vida, pero cuántos no han corrido con la misma suerte. Nosotros, defensores de derechos, hemos combatido al crimen organizados pero también a los corruptos como en el estado de Guerrero. Lo que pasó a Obtilia no se puede repetir».

La desaparición de los activistas Obtilia Eugenio Manuel, quien es integrante del nuevo órgano de gobierno de Ayutla, y de Hilario Cornelio Castro ocurrió el 12 de febrero y fue denunciada por el sacerdote Alejandro Solalinde y la Red Solidaria Década Contra la Impunidad AC (RSDCIAC).

De acuerdo a los primeros reportes los activistas desaparecieron a las 7:40 de la mañana, en el tramo carretero Tierra-Colorada-Ocotito, rumbo a Chilpancingo. MM

Compartir