Compartir

ejecentral

La campaña sucia contra el senador Ernesto Gándara en Sonora, con el propósito de descarrillarlo de la candidatura para la gubernatura de su estado, incluyó, además de la portada falsa de Proceso en donde lo acusan de vínculos con el narcotráfico, 15 días de encuestas push pull, que son inducidas, a 450 mil teléfonos. Dicen los que saben que ya encontraron los hilos que movieron esa cuna, y que no se encuentra en el fuego amigo que pensaron en un principio los priistas cercanos a Gándara, sino en el otro campo, el del gobernador Guillermo Padrés, panista y operador azul, que tiene un diferendo político con el senador, a quien no quiere, agregan, que sea candidato tricolor.

Compartir