Jose Luis Camacho

El Senado se encuentra trabajando de forma híbrida, ya que mientras las sesiones ordinarias y reuniones de comisión se realizan de forma presencial, los foros y reuniones de Parlamento Abierto tienen lugar a través de plataformas tecnológicas que permiten el diálogo a distancia con diversos actores de la política, la academia y las organizaciones sociales.

Ése ha sido el caso del análisis del proyecto de reforma de justicia que se discute en la Comisión presidida por Julio Menchaca, contemplando subtemas como la justicia digital; legislación única en materia procesal civil y familiar; reforma penal y mecanismos alternativos de solución de controversias.

Sobre este último apartado, se trata de la minuta proveniente de la Cámara de Diputados y recibida en el Senado que expide la Ley General de Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias, cuyos objetivos son definir procedimientos y etapas mínimas de los mecanismos alternativos, establecer criterios básicos de organización de las instituciones especializadas y requisitos para la formación, capacitación continua y certificación de facilitadores.

Resulta ser un aspecto de vital importancia para la justicia cotidiana en nuestro país.

Por tal motivo, el Senado convocó a la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en la persona de su director, el doctor Raúl Contreras Bustamante, para conocer la opinión del máximo tanque de pensamiento jurídico en México sobre la materia.

Y es que los senadores saben que la Facultad de Derecho de la UNAM ha sido la impulsora de la profesionalización de la mediación en México al permitir, por un lado, agilizar la solución de conflictos y aminorar los gastos de las partes, al tiempo de desahogar el trabajo en juzgados y tribunales.

Desde 2017 la Facultad cuenta con la especialización en Mediación y Medios Alternativos de Solución de Conflictos, así como con la asignatura obligatoria en licenciatura, por lo que mucho tiene qué decir al respecto.

El doctor Raúl Contreras destacó que el reto que representa alcanzar la justicia pronta, completa e imparcial que exige el artículo 17 constitucional implica contemplar mecanismos alternativos que privilegien la solución de conflictos en diversas materias de manera pronta, completa e imparcial.

Sin embargo, el universitario hizo hincapié en el derecho familiar y civil como las ramas que concentran 70% de los procesos que se inician ante los órganos impartidores de justicia en el orden federal y estatal. “La justicia del país está en crisis por los conflictos familiares, entre amigos, exsocios y vecinos, lo cual significa que el tejido social está fracturado”.

Por ello, la Facultad de Derecho ha modificado su plan de estudios para privilegiar la formación de juristas expertos en la mediación, conciliación y solución alternas sobre el litigio y la disputa.

En consecuencia, Contreras Bustamante pidió a las y los senadores privilegiar la atención en la confección de los medios alternativos en las materias familiar y civil, impulsando que entre la sociedad se sustituya la percepción de justicia basada en cárcel por el de solución del conflicto y satisfacción del daño conferido. “Se trata de un cambio cultural que genere convicción”.

Respetuosamente, el director de la Facultad de Derecho de la UNAM pidió al Senado recibir a las y los operadores de los Medios Alternativos de Solución de Conflictos, a fin de que conozcan de manera directa los retos y obstáculos a los que se enfrentan en la cotidianeidad.

Los juristas de la UNAM apuestan por la cultura de la paz y no por un México bronco, acostumbrado al conflicto y a la violencia.

Se trata de perspectivas universitarias que fueron bien recibidas por el cuerpo senatorial en la persona de Julio Menchaca. Esperemos que se concreten en un ordenamiento jurídico bien diseñado y operable en la realidad.

@jlcamachov

Compartir