Ana Saldaña

Conforme pasan los días, es evidente que nuestras vidas han cambiado. Hoy vivimos en un mundo lleno de incertidumbre, pero también de oportunidades. La pandemia, nos ha permitido pausar y reordenar las prioridades de nuestra vida sobre todo cuando nos damos cuenta de su fragilidad. Por eso es oportuno deshacernos de equipaje no relevante y aprender nuevas conductas que nos harán más exitosos para enfrentar este mundo tan diferente.

Si tuviera que pensar en 5 conductas que incidirán en una mejor calidad de vida en estos momentos sería:

  1. Flexibilidad. Todos hemos tenido que aprender nuevas habilidades y aprendido a enfrentar la incertidumbre como algo ya cotidiano. Las empresas han tenido que aprender flexibilidad y crear la infraestructura para que sus empleados puedan trabajar desde casa y ahora tener que hacer todo tipo de malabares para reincorporar al personal. Para los que trabajan en casa, ha implicado tener que ajustarse a una nueva manera de trabajar. Todos en el día a día, hemos tenido que cambiar nuestros hábitos para salir, para comprar nuestros alimentos, prepararlos y hasta socializar. Pero si algo me queda claro es que si tenemos una actitud de exploración y estamos abiertos a probar nuevas cosas en lugar de resistirnos al cambio, al final todo se dará más fácil y el recorrido será menos accidentado.
  • Cuidar tu salud física y mental. En este momento que vivimos hay días buenos y días malos. Días en los que muchas familias han tenido que enfrentar momentos inimaginables, con pérdidas de seres queridos en circunstancias extraordinarias. Vivimos con preocupación, miedo, altos niveles de estrés. Por lo mismo, es fundamental estar conscientes de que podemos hacer para auto-cuidarnos. Hay que encontrar esos espacios de paz, en los que podamos desconectarnos y evitar el agotamiento. El cuidado viene de uno mismo, no de los demás.
  • Crea conexiones emocionales significativas en este nuevo contexto. Es momento de enfocarnos en lo importante y desechar lo que no nos sirve. No perdamos tiempo queriendo hacer las cosas como las hacíamos antes. Innovemos, busquemos maneras de socializar a distancia. Hay que entender que debemos de cambiar para poder encontrar la manera de socializar en este momento en el cual todavía existe un alto riesgo de contagio, cuidarnos y cuidar a los demás.                          
  • Gratitud como potenciador. Pequeños gestos de agradecimiento pueden tener un gran impacto en tu vida, ya que impactará positivamente a los que te rodean. Ser amable con el prójimo nos dará felicidad pero también a los demás. Hoy en día, es importante reconocer los gestos amables, sin importar si sean pequeños o grandes, de las personas con las que vivimos, de los negocios que nos proporcionan algún servicio y en general de cualquier persona que haga algo por nosotros. El solo hecho de hacerlo seguro traerá una sonrisa al que reciba el agradecimiento.
  • Seamos minimalistas, más verdes y más ahorradores. Hay todo tipo de actitudes que tienen un impacto positivo en nuestro mundo, pero también inciden en nuestra calidad de vida y bolsillo. Desperdiciemos menos alimentos, reciclemos cosas en casa, compremos sólo lo necesario. Al final, todos sumamos y ponemos nuestro granito de arena.

Sin lugar a duda, estos momentos nos hacen replantearnos muchas cosas, pero sobre todo enfocarnos en lo que al final, impactará positivamente en nuestra vida y nuestro entorno. Estoy convencida que estar abiertos al cambio, abre la puerta de las oportunidades.

Espero que tengas un fabuloso día y recuerda; ¡hay que buscar el sabor de la vida!

Compartir