Foto: AFP

Compartir

Redacción ejecentral

No se lo vaya a decir a nadie, pero hay un enfrentamiento en Palacio Nacional en el cual quién sabe cómo terminen las cosas.

Se trata ni más ni menos, dicen los que saben, de la enorme molestia que le dio a Beatriz Gutiérrez Müller, la esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador, porque los hijos de su primer matrimonio, con Rocío Beltrán, abrieron una chocolatería en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Los hijos —José Ramón, Andrés y Gonzalo— se volvieron emprendedores a partir del trabajo que comenzó su madre con chocolate orgánico, y crearon su marca Chocolates Finca Rocío, que ha tenido buena acogida en el gobierno y en algunos lugares allende del régimen.

A doña Beatriz, agregan los que saben, no le gustó que de repente tuvieran protagonismo y estalló.

Compartir