Víctor Sánchez Baños

La discreción es una virtud, sin la cual dejan las otras de serlo.

Sir Francis Bacon (1561-1626) Filósofo y estadista británico.

La respuesta de António Guterres, presidente del Consejo General de la ONU, al presidente López Obrador fue contundente: “la riqueza no es contagiosa”. Y yo agregaría que “la miseria sí lo es”.

Aunque por una lógica simple, es obvio que no tendrá mayor futuro la propuesta del presidente mexicano de construir un plan de fraternidad y bienestar para más de 750 millones de personas en el mundo que viven en condiciones de precariedad, vale la pena reflexionar sobre el tema que AMLO puso en la mesa: la desigualdad.

Primero, vamos a reflexionar sobre la realidad mundial y las necesidades para sacar de la miseria a mil 600 millones de seres humanos.

El progreso económico en el mundo muestra que, si bien hay menos personas que viven en la pobreza extrema, casi la mitad de la población mundial, es decir, 3 mil 400 millones de personas, aún tienen grandes dificultades para satisfacer necesidades básicas, según el Banco Mundial, con datos del 2018.

De acuerdo con esa información vivir con menos de 3 dólares con 20 centavos al día refleja las líneas de pobreza en los países de ingreso mediano bajo, mientras que 5.50 dólares al día representan el parámetro en los países de ingreso mediano alto.

Esto forma parte del informe bienal titulado Poverty and Shared Prosperity 2018: Piecing Together the Poverty Puzzle (La pobreza y la prosperidad compartida 2018: Armando el rompecabezas de la pobreza), de ese organismo internacional que analiza los indicadores económicos mundiales y regionales.

Y sí, tiene razón López Obrador, al hablar de la pobreza extrema, de aquellos que viven con 1.90 dólares al día, algo así como 40 pesos diarios, representa el 10% de la población mundial. Para el Banco Mundial, su objetivo es erradicar esa pobreza extrema para 740 millones de seres humanos para el 2030.

Para el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, la tasa de pobreza extrema cayó del 36% en 1990, al 10% del inicio de la segunda década del siglo, y el objetivo es invertir en mil 900 millones de personas, que viven con 3 dólares diarios (60 pesos), y que representan el 26.2% de la población del planeta. Otro dato, el 46% de la población vive con menos 5.50 dólares diarios (110 pesos diarios).

Ahora, la propuesta que hizo López Obrador al presidir el Consejo de Seguridad de la ONU, el martes pasado, versa en un proyecto de dos vías para financiarse: donaciones voluntarias del 4% de las ganancias de las mil personas y corporaciones más adineradas del mundo, así como la cooperación de 0.2% del PIB de los países del G-20, lo más ricos.

Claro, en la propuesta no se hicieron cálculos de lo que ello representaría y la manera como se distribuirían dichos recursos entre 750 millones de seres humanos en condición de pobreza. Es más no dice quiénes son los ricos que tendrían que aportar, ni las corporaciones, ni mucho menos si estarían dispuestos a esas aportaciones del G20, conformado por la Unión Europea, así como Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Reino Unido, Sudáfrica y Turquía.

Para empezar, el PIB de México, representa según el Inegi, 25.9 billones de pesos (de acuerdo a datos del cierre del primer semestre). Donar 51 mil 800 millones de pesos, lo que representa una quinta parte de lo que lo que costará el Tren Maya. Una cosa es donar el dinero y no tener control sobre él, y otra es el destinarlo para obras en el país que se vería reflejado en bienestar para los mexicanos.

De 750 millones que estima AMLO de pobres extremos, necesitarían cuando menos 10 dólares diarios, lo que representan 7 mil 500 millones diarios, 225 mil millones mensuales y 2 billones de dólares anuales. Esto traducido en pesos es de 42 billones de pesos. El presupuesto anual mexicano es de casi 8 billones de pesos anuales. Más de 5.2 veces el presupuesto mexicano.

Esto hace inviable la propuesta de AMLO.

Pero, es importante lo que puso en la mesa de discusiones: a desigualdad en el mundo. No se trata de acabar con los ricos, sino acabar con la pobreza extrema. No puede haber ricos, ricos, ricos, que no saben que hacer con tato dinero, mientras hay miles de millones de seres humanos que carecen de alimento y oportunidades para salir de la miseria.

Al arquitecto de este tema, Marcelo Ebrard, antes de pasar a la operación de la propuesta de AMLO en ese tema, que platique con Thomas Piketti, el Marx Moderno, un economista francés que cuestiona y presenta opciones de solución al aumento de las desigualdades generadas por un capitalismo ávido y sin control.

Para herramienta para una justicia social es la justicia tributaria, pero sin caer en políticas proteccionistas o paternalistas, que sólo fortalecen a dictadores sin escrúpulos. Este tema va más allá de la justicia social, debe realizarse una completa estrategia que transforme la sociedad y el sistema productivo en entes que generen riqueza y la justa distribución de la misma.

Y en ello los lemas de campaña de López Obrador que es una inmoralidad que haya gobiernos ricos y pueblos pobres, cobran más fuerza en momentos post pandemia, en donde la sociedad en el mundo quedó debilitada y empobrecida. 

El cambio no es patrimonialista, es de estructura.

PODEROSOS CABALLEROS

EL DESGLOSE DE LA GLOSA

En el marco de la glosa del Tercer Informe de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, inició la ronda de comparecencias de funcionarios públicos. Desfilaron el secretario de Comunicaciones, Jorge Arganis; el de Salud, Jorge Alcocer y del INSABI, Juan Antonio Ferrer. El 12 de octubre le dieron una revolcada a Hugo López-Gatell, además de las exhibidas que solito se da a cada rato el funcionario de medio pelo y salario alto. Diputados citaron al menos a 18 funcionarios. Pasaron a revisión, el titular de Gobernación, Adán López y esta programado Javier May Rodríguez de Bienestar, para el 18 de noviembre, y el 23 de noviembre comparecerá la titular de Educación Delfina Gómez. Al road show fue el de la Función Pública, Roberto Salcedo, el director de la CFE, Manuel Bartlett; el titular de PEMEX, Octavio Romero. Aún están pendientes de algunas comparecencias programadas para este mes de noviembre. Entre ellas la del titular del IMSS, Zoe Robledo; la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, prevista para el 25 de noviembre y del secretario de Turismo, Miguel Torruco quien está citado para el 2 de diciembre. Aún no hay fecha para la comparecencia de la secretaria de Energía, Rocío Nahle. 

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA

SODEXO

Global Sustainability Standards Board GRI destaca que la empresa francesa Sodexo, liderada por Denis Machuel, logró la retención de más del 97% de sus clientes y la generación de nuevos negocios, aun en el ambiente de incertidumbre económica provocada por la pandemia por Covid19. En ese marco recibió la certificación en la Norma Mexicana NMX R 025 SCFI 2015, en Igualdad Laboral y No Discriminación y participó en el Gran Acuerdo por el Trato Igualitario del Gobierno de la Ciudad de México.

Escúchame de lunes a viernes, de 21 a 22 horas, en “Víctor Sánchez Baños en MVS”

mvsnoticias.com 

poderydinero.mx 

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

Síguenos en @EjeOpinion

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir