Compartir

Redacción ejecentral

cruce-garitas_finde_tijuana

Un gran número de mexicanos en Tijuana se unieron al boicot impulsado desde redes sociales para no cruzar a Estados Unidos y evitar compras en ese país, en la protesta llamada «Cruce cero» este domingo la cual de acuerdo con organizadores redujo en más de 90% la afluencia de automoviles en los dos cruces de la ciudad.

Miles dejaron de utilizar los dos pasos fronterizos en Tijuana. Aunque no se han proporcionado cifras oficiales de los automovilistas y peatones que cruzaron este domingo la frontera a través de las garitas de San Ysidro y Otay, fue notable la ausencia de miles de ellos.

Carlos Barbosa, quien dirige la organización Unas horas por México, una de las convocantes al boicot en rechazo a las políticas del presidente Donald Trump, informó que del promedio habitual de 400 vehículos por hora que cada domingo cruzan la frontera, ayer sólo lo hicieron 30.

Particularmente se advirtió el vacío durante las siete horas que se determinaron para el boicot, que en las redes sociales fue promovido con la etiqueta #UnasHorasporMéxico.

Los agentes de migración y aduanas se vieron sorprendidos por la poca afluencia ya que la baja fue tanto de peatones como de vehículos. Y aunque el llamado era para actuar de las 7:00 a las 15:00 horas, la protesta se extendió hasta pasadas las 20:00 horas.

La garita de San Ysidro fue la más desierta en gran parte del domingo, mientras que en Otay no se registraban más de treinta vehículos haciendo fila.

Sumado a ello, se realizó una marcha contra el gasolinazo y la privatización del agua en Tijuana que arribó hasta el cruce de San Ysidro, por lo que las autoridades cerraron algunas horas el paso.

Tijuanenses responden cuando se trata de unión: IP

El presidente de la Cámara de Comercio de Tijuana, Gilberto Leyva Camacho, comentó que aún no se conoce la magnitud del impacto del boicot para los comercios del sur de California.

Aunque destacó que lo que sí mostraron los tijuanenses es que «cuando se trata de estar unidos, la ciudadanía responde».

Es importante demostrar al mercado estadunidense «que no somos sus enemigos, sino sus aliados, y que tanto nos necesitan ellos a nosotros como nosotros a ellos», añadio.

Compartir