Ricardo Eguia

México: La «balsa de piedra» más hundida por rajaduras, por fracturas  estructurales como las del Titánic habida cuenta de los peligrosos volúmenes de la deuda pública y lastimosa falta de crecimiento económico que ubica a esa balsa en perspectiva negativa por las Calificadoras…

La «balsa de piedra» incapaz ya ni siquiera de reflotar un mínimo, mucho menos de surcar el océano globalizado cuando a esas grietas se le agrega el otro peso muerto y enorme de las «Reformas estructurales» más su pesado andamiaje envejecido rápidamente y de manera intencional según el propio dicho del Secretario de Hacienda que aceptó que el «gobierno agregó estímulos adicionales en un entorno de poco crecimiento» y de ahí el arrasador avance de la deuda (de Fox en 2 billones, de 6 billones con Calderón a los 10 billones de pesos) a un ritmo de billón por año, esto es, dieciseis veces por encima del crecimiento económico real de México.

Antes de proseguir debo aclarar que el título de esta columna lo tomé (licencia literaria) de la novela del insigne José Saramago y para intentar graficar la peligrosa deriva económica y social de nuestro país con una inflación en máximos reflejo del brutal gasolinazo de enero pasado y un tipo de cambio que coquetea unos centavos pero no lejos de los 20 pesos por dólar…

El 2017 cerrará con la obligación de erogar $600,000 millones de pesos solo para pagar los intereses de esa deuda diabólica y de acuerdo a los registros de la SHCP habrán salido del erario público dos billones doscientos mil millones de pesos en los últimos cinco años para pagar intereses, pero esa deuda estará cerca de los crispantes once billones de pesos como cargas explosivas a proa y a popa de la «balsa de piedra».

Cabe recordar y la verdad sea dicha: Las calificadoras de crédito Standard and Poors, Fitch y Moodys tienen a México en perspectiva negativa y con la amenaza de una mayor degradación de la calificación del crédito al coincidir en el hecho de que la deuda pública externa suma ya los $180,646 millones de dólares y por ende ya rebasa los $174,791 millones de dólares que suman las reservas internacionales de «Banxico», lo cual significa la otra puerta entreabierta directa al infierno.

Produce también urticaria otro ángulo particularmente vulnerable de la «balsa de piedra» que con el señuelo atractivo de las continuas alzas de interés (en diciembre del 2015 al día de hoy aumentaron 7 veces pasando del 3% al 6.25%) por «Banxico», la inversión especulativa en bonos de deuda emitidos por el gobierno federal llegó a los 2 billones 167 mil millones de pesos y el problema estriba que con cualquier twitt agresivo de Mr. Trump puede generarse una catastrófica estampida de capitales «golondrinos».

Suponer (como diría el ajedrecista Gary Kasparov) que la población mexicana está en el interés de la clase gobernante y que existen intereses en común es «perder la partida antes del primer movimiento…» sería una peligrosa equivocación.

En el 2015 el gobierno gastó $157,000 millones de pesos por arriba de lo presupuestado y con ese desorden, despilfarros, desvío de recursos y aumento de la deuda ahora pretende echarle «tierra de olvido» a esa colosal deuda respecto de la cual el país no recibió beneficio alguno e injusta, arbitrariamente le imponen recortes a programas sociales y de inversión productiva mediante los cuales los tecnócratas pretenden trasladar sus errores, sus malas políticas, sus mañas, dispendios y malversaciones al pueblo que condenan a un vil austericidio.

Se prometió austeridad en el 2016, menos endeudamiento y recursos públicos después de los recortes dirigidos a programas que «dieran más resultados» y nada de eso sucedió…Se incumplió en todo tal como lo dice el «CEFP» (Centro de Estudios de las Finanzas Públicas) de la Cámara de Diputados que al realizar un ejercicio sobre el gasto público real la SHCP gastó de más $503,000 millones de pesos por encima de los ingresos presupuestados.

El reino de los hechos por un lado y del otro los «hechos alternativos» y la falacia hacendaria.

Solo la SHCP en el 2016 se sobregiró por más de $20,000 millones de pesos, esto es, 66.4% superior a lo que le fue aprobado por el Legislativo y dicho monto equivale a lo que se le recortó a las Secretarías de Salud, Desarrollo Social y Medio Ambiente.

También la SRE se sobregiró en $4,600 millones de pesos, un 58.3% más de lo aprobado y las mismas irregularidades en el gasto se detectaron en la SCT,  la SEP, la SEGOB y la SENER por concepto de «subsidios» ¿$11,615 millones de pesos de subsidios a quién?

Obvio que esa elevada suma en «subsidios» no fueron para aminorar el IEPS en las gasolinas y por el cual la SHCP en el 2016 se embolsó $277,000 millones de pesos sin fiscalización alguna y menos sanciones a los Secretarios del gabinete que «hacen pabilo el presupuesto aprobado y con el ejercicio del gasto en exceso nada encubierto solo groseras maniobras a cielo abierto y total desprecio a los compromisos de austeridad».

De esa guisa la indisciplina fiscal es otra calamidad que se le suma a la corrupción, a la deuda pública jamás invertida, al déficit de cuenta corriente, las constantes alzas de las tasas de interés por «Banxico» que todo lo encarece y el consabido nulo crecimiento económico que con los gasolinazos agitan el «avispero social».

La «Auditoría Superior de la Federación» de acuerdo a estimaciones econométricas que demuestran que entre el costo financiero de la deuda, el mal estado de las finanzas públicas y las condiciones macro-económicas representan verdadera alerta sobre su sostenibilidad, el gobierno obligó a «Pemex» a contraer (adicionalmente a los $5,500 millones de dólares en diciembre del 2016)  más deuda y en febrero pasado le volvió a imponer otra pesada carga al colocar  deuda por $4,500 millones de dólares,  pero con total impudicia los funcionarios privatizadores de las reservas petroleras y de gas dijeron «no descartar nuevos financiamientos para fondear anticipadamente las necesidades financieras del 2018» ¿así o más cinismo?

Como por ahí leí hace poco «matan la gallina con deudas y las privatizaciones, pero se reparten felónamente los huevos de oro de la gallinácea».

El «BID» con profundidad conceptual en reciente estudio manifiesta que a México le hace falta infraestructura en los sectores de Salud, Educación, mercados laboral y de capitales, así como en telecomunicaciones e innovación… agrega que 27 de los 32 estados de la República permanecen en la antesala del desarrollo y que sin esa infraestructura no podrán avanzar y urge replantear el modelo para aspirar a ser un país en desarrollo y más o menos exitoso en materia de productividad y de competitividad.

Evidentemente lo anterior es altamente improbable toda vez que por la deuda colosal se impusieron recortes en salud, educación e infraestructura petrolera congelando recursos para la exploración, extracción y refinación para facilitar así privatizar y monetizar los abundantes recursos de hidrocarburos en el subsuelo y de paso privar al país de soberanía energética unciéndolo a la importación y dependencia total de los EUA.

A mayor abundamiento el Banco Mundial, por cierto más atinado con la llegada de Paul Romer como economista jefe de la institución «no había habido economista con tanta personalidad en ese organismo multilateral desde que se fue Joseph Stiglitz «hace una durísima crítica a la macroeconomía y a la falta de eficacia de las políticas públicas, irresponsabilidad de la gobernanza en el aumento de la desigualdad que mina a las naciones por la asimetría del poder que incide en: La captura del Estado; la captura de los recursos del Estado, de los órganos reguladores por las élites que se adueñan de todo, excluyen sistemáticamente a los ciudadanos en la toma de decisiones y destruyen la democracia comprando el voto de los pobres a cambio de beneficios pírricos y a corto plazo» agregando a esa crítica contra la captura, exclusión y el clientelismo que en realidad México ha avanzado muy poco con la Reforma Energética y tiene un gran rezago en su débil objetivo de alcanzar en 10 años solo el 35% de contenido nacional técnico-económico y que son evidentes las ineficacias en el mercado, en la proveeduría y demanda de hidrocarburos, existiendo eslabones desfasados y atrasos en exploración así como en la extracción de petróleo y gas abundando en la terrible corrupción y tramitologia ya que (según el Banco Mundial) la perforación de un pozo requiere 15 millones de datos…una locura y lejos de empatar los estándares internacionales».

¡Para otro análisis y por motivos de espacio las prisas del gobierno por licitar (subastar y/o entregar a precio de regalo) primero el campo «Trión» que se «justificaba» por la carencia de experiencia de «Pemex» en aguas profundas, pero ahora hasta los campos maduros en tierra  y aguas someras de la sonda de Campeche, lo que implica una turbia y siniestra aquelarre saqueadora!

www.ejecentral.com

email: eguia.associates@gmail.com

twiter:  @ REguiaV

facebook: https://www.facebook.com/ricardo.eguiavalderrama?fref=

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir