Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Los rectores de las universidades levantaron las cejas cuando el 4 de enero el presidente Andrés Manuel López Obrador habló de la Ley General de Educación Superior con una serie de notables imprecisiones. Dijo don Andrés que hubo consenso a favor de esa ley, pero no por razones oscuras como sugirió, sino por el avasallamiento de su secretario de Educación, Esteban Moctezuma. Luego señaló que la gratuidad tiene que provenir de los ahorros que hagan las universidades, sin tomar en cuenta varios factores, como el que la oferta de gratuidad y obligatoriedad la hizo el Presidente sin consultar a las universidades sobre cuánto costaría hacerlo (13 mil millones de pesos), que no habría en el presupuesto. Y finalmente cuando fustigó la Estafa Maestra, omitiendo que al operador de ella, Emilio Zebadúa, lo acogieron como testigo colaborador.

Compartir