Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México sigue enfrentando fuertes presiones desde Palacio Nacional por el tema del coronavirus.

Doña Claudia Sheinbaum ha luchado, pero hasta ahora ha perdido, en el tema del semáforo rojo en la capital, el cual iba a pintar desde hace casi tres semanas, pero se tuvo que sacar de la manga una categoría inexistente: “naranja con alerta”.

Pero doña Claudia ganó una, muy importante, y en cooperación con el cardenal Carlos Aguiar Retes: que el próximo 12 de diciembre, día en el que se celebra a la Virgen de Guadalupe, La Villa-Basílica cerrará.

Por más que hizo la oficina del Presidente, monseñor Aguiar Retes fue tajante: no. Imagínense, temían, el contagiadero de coronavirus que se habría propagado por esas cosas que piensa don Andrés Manuel López Obrador.

Compartir