Compartir

Elizabeth Hernández

Los fallecimientos por Covid-19 en el Valle de México podrían aumentar hasta 112 mil para finales de este año si el distanciamiento social se reduce siete puntos por debajo del nivel actual, y las actividades educativas se reanudan de manera presencial a principios de noviembre, esto según los últimos cálculos del Proyecto de Análisis de Decisiones en Contextos Inciertos (PADeCI) del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

El modelo del CIDE proyectó cuatro escenarios que abarcan desde el 21 de septiembre hasta el último día del año, y que dan un rango de fallecimientos que oscila entre los 27 mil registros hasta 112 mil en la peor situación, que incluye apertura de centros educativos y distanciamiento social por debajo del 50%.

De mantenerse las condiciones actuales, es decir con distanciamiento social de 55% y sin escuelas abiertas, las muertes pronosticadas para fin de año aumentarían un 46%, es decir 8 mil 519 fallecimientos más que los registrados hasta el 5 de octubre en la base de datos abiertos de la Dirección General de Epidemiologia (DGE).

El segundo escenario plantea la reapertura de las escuelas, pero sin que el porcentaje de distanciamiento social varíe al que se reporta actualmente; esto impactaría en un aumento de 83.9% en las defunciones, lo que representa 15 mil 519 muertes más durante los próximos tres meses.

Sin embargo, el escenario más realista es aquel en el que no hay reapertura de escuelas en noviembre, pero el distanciamiento social cae por debajo del 50% debido a diversos eventos, fiestas u otras situaciones como la reapertura de más actividades. En este caso los fallecimientos en el Valle de México tendrían un aumento del 224.65%, que se traduce en 41 mil 516 decesos, cifra que triplica la cantidad acumulada actualmente.

El cuarto escenario conjunta la reducción del distanciamiento social con la reapertura de centros educativos, lo que podría disparar los fallecimientos en la Zona Metropolitana del Valle de México en un 506%, lo que representa 93 mil 519 decesos más que los contabilizados desde el 21 de marzo. 

Compartir