FOTO: ESPECIAL

Compartir

Redacción ejecentral

Cuando el coronavirus arribó a Italia lo hizo al norte, en las regiones de Lombardía, Emilia Romaña y Véneto. En esta última hay un pueblo que pudo derrotar a la nefermedad aplicando un método único en el mundo hasta el momento.

Se trata de Vo’ Euganeo, poblado de 3 mil 300 habitantes. Al inicio de la propagación del coronavirus se presentaron dos posibles casos positivos en esta localidad italiana, sin embargo, ambos pacientes (diagnosticados con pulmonía) no presentaban síntomas por lo que la prueba no se les practicó al principio.

Esto cambió cuando un médico del hospital en donde se enontraban decidió realizarles la prueba del coronavirus, la cual salió positiva; a los dos días uno de los pacientes murió. No obstante, ninguno de los dos tenía antecedente de viaje ni había estado en contacto con algún portador de la enfermedad. Surgió la duda de cómo se habían infectado.

Al darse a conocer la noticia del deceso, el dueño de una de las dos farmacias en Vo’ Euganeo decidió aislarse y ponerse en cuarentena, no sin antes obligar a cerrar escuelas, iglesisas, tiendas y bares, y ordenar a sus vecinos a hacer lo mismo que él.

Durante los días posteriores todos los habitantes de Vo’ Euganeo se sometieron a la prueba del coronavirus. El resultado fue de 89 infectados, sin embargo, alrededor del 55% no presentaba síntomas.
Fue en ese momento que Crisanti y Merigliano, profesores de la Universidad de Padua (ciudad ubicada a 30 minutos), propusieron al gobernador de Véneto convertir el pueblo en «un laboratorio experimental».

Se realizó una segunda ronda de pruebas y solo ocho reslutaron positivos, todos fueron puestos en cuarentena. El 8 de marzo, dos semanas después de la muerte del primer paciente con cooronavirus, se decidió levantar el aislamiento y para el 14 de marzo ya no se presentó ningún nuevo caso posotivo en el pueblo.

Crisanti señaló que la clave fue realizar la prueba a todos los habitantes y no solo a los que presentaban síntomas, porque, aseguró, olvidarse que los asintomáticos también pueden ser portadores es una falla al momento de buscar parar la propagación.

El profesor aseveró que en Vo’ Euganeo se demostraron dos cosas relevantes de esta pandemia: «el periodo de incubación del virus es de dos semanas y que cualquier estrategia de contención de esta pandemia tiene que tener en cuenta el elevado número de positivos asintomáticos». GA

Con información de BBC

ES DE INTERÉS:

Compartir