Foto: Shuterstock

Compartir

Redacción ejecentral

Ante la posibilidad de retrasar el envejecimiento o hacer que no se pronuncien más las terribles arruguitas que nos aparecen con la edad, está en auge la aplicación de neuromoduladores inyectables como el botox, juveau, dysport, xeomin, entre otros, que permiten inmovilizar las zonas o rellenarlas. 

Ante este boom de productos y aplicaciones, debes saber qué esperar durante y después de su aplicación.

 Para que no haya sorpresas y sustos, debes acudir con un doctor certificado por la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva para que tengas las mejores recomendaciones y evites que te pase lo que a muchas celebridades que han quedado con la cara descompuesta por un tiempo. 

Debes contarle a tu médico qué tan temerosa eres con las inyecciones, en caso de que te coloquen anestesia tópica.

El médico puede hacer pequeñas marcas en el rostro antes de suministrar cualquier inyección, para identificar los puntos para colocar el medicamento, distinguir el origen de los movimientos musculares de la zona con mayor contracción muscular; también permite apreciar una simetría en la aplicación, pues después te colocarán unas bolsitas frías para que no se hinche la zona y así reduzcan los piquetes que, vale decir, desaparecen muy rápido.

Con cada inyección se bloquean nervios que generan el movimiento muscular; por ello no se colocan directamente en la arruga, sino en los lugares que la causan.

Al inmovilizar esa zona, la arruga no se pronunciará más, pero es importante que vayas al especialista para que la coloque en el área adecuada y eso no genere un párpado caído. 

Una vez aplicada, no deberás tallarte ni tocarte la zona o dormir boca abajo durante esa noche, tampoco hacer ejercicio ese día ni al siguiente. 

Los resultados se empezarán a notar casi de inmediato y puede ser hasta una semana después de que veas el aspecto final.

Para algunas personas, la temporalidad puede abarcar hasta tres meses pero, pero para otras llega a ser hasta de seis, por lo que debes aprender a leer tu cuerpo para entender el momento de hacerte un “retoque”. 

Así que, manos a la obra y a lucir siempre espectacular.  

 Según la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos, el número
de procedimientos estéticos mínimamente invasivos aumentó casi 200% desde el 2000.

Compartir