Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

En los últimos dos meses, por las oficinas de Insurgentes Sur de la Secretaría de la Función Pública, ha habido varios movimientos estratégicos.

Dicen los que saben que el presidente Andrés López Obrador le dio total libertad al secretario Roberto Salcedo Aquino para integrar su equipo, porque, aseguran, encontró un completo desastre en la operación de la dependencia, provocado por su antecesora Irma Eréndira Sandoval.

Una de las primeras acciones fue remover a Federico Hidalgo Huchim, como coordinación general de Órganos de Vigilancia y Control, a quien envió a la Secretaría de Bienestar como titular de la OIC, porque su trabajo, cuentan los cercanos, era muy malo.

Don Roberto luego ajustó el área de Compranet, a donde llegó el actuario Carlos Jasso, quien creó esta herramienta en 1995 y comenzó a funcionar con mucho éxito en 1996; allí también era un descontrol; y otro de los cambios relevantes fue en el área de Transparencia, a donde llegó Gerardo Laveaga, a quien por cierto el fiscal Alejandro Gertz Manero no lo quiere y lo sacó del Instituto Nacional de Ciencias Penales.

Oséase que están regresando servidores públicos más entrenados, porque la exigencia es que, ahora sí, se combata la corrupción, y no como doña Irma, que la mayoría de sus ajustes naufragaron.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir