Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

La asociación Cinema23 anunció la cancelación indefinida de los Premios Fénix, después de dos meses de diálogo con autoridades del gobierno de la Ciudad de México que lidera Claudia Sheinbaum.

Esta decisión fue tomada «principalmente debido a razones presupuestales que impiden la realización de la ceremonia de premiación así como los proyectos periféricos alrededor de este evento, como conversatorios, clases magistrales, encuentros de industria y exhibición de películas iberoamericanas recientes», explica la asociación organizadora en un comunicado.

Cabe recordar que el pasado 1 de abril, Cinema23 ya había informado que «la edición 2019 del Premio iberoamericano de cine Fénix se cancelaría ante la incertidumbre y falta de respuesta del nuevo gobierno».

Tras dicho anuncio, la Secretaría de Cultura capitalina abrió un diálogo para buscar alternativas que permitieran la continuidad del proyecto.

Sin embargo, hoy se dio a conocer que, aunque las conversaciones
arrojaron posibilidades para adecuar Premios Fénix a un formato acorde a la política de austeridad, al final, la propuesta gubernamental «dista de lo mínimo necesario», tanto en «forma y recursos por parte del Estado».

Sin detallar con exactitud la propuesta que ofrecida por Cultura, Cinema23 explica en el comunicado que no es suficiente «para complementar los apoyos privados necesarios para la plena organización de los Premios Fénix y sus proyectos periféricos, por lo que se optó por cancelarlos de manera indefinida», aunque no definitiva.

«A pesar de la noticia, Cinema23 terminará los trabajos comprometidos en 2018 con la Secretaría de Cultura Federal y tendrá listo para este verano 6 cuadernos gratuitos impresos y en formato digital de algunos de los integrantes de esta asociación» que se encontrarán en su sitio oficial, de acuerdo a la misiva.

En el comunicado, Cinema23 estableció que espera que «esta administración y las venideras faciliten los apoyos, a través de marcos legales, que posibiliten la existencia de empresas culturales e iniciativas ciudadanas que alimenten la diversidad cultural y que no dependan del Estado mientras complementan labores que éste no puede garantizar en su totalidad».

MM

Compartir