Compartir

Ana Saldaña
IMG_0261

Fotos | Ana Saldaña

Washington, D.C, como cualquier capital del mundo es una ciudad que ofrece para el visitante un sinfin de actividades. Sin embargo, confieso que siempre había considerado su escena culinaria, un poco tradicional y hasta en cierto punto aburrida: sin grandes propuestas, pero con muy buenos restaurantes.

Pero como dice el dicho, es de sabios, cambiar de opinión. En mi más reciente visita me sorprendí de lo que está pasando en temas de gastronomía en este lugar. Parecería que una nueva ola de lugares ha surgido, en donde han dejado atrás los restaurantes formales de pipa y guante para diplomáticos y han abierto espacios de relajación en donde hay propuestas gastronómicas verdaderamente valiosas.

IMG_0301

Uno de estos lugares es Daikaya, un restaurante que se divide en dos propuestas: un Izakaya, que es un restaurante japonés que ofrece pequeños bocados tipo cantina y otro restaurante con mesas comunales en donde lo único que sirven es ramen. La propuesta culinaria es el resultado de la unión de esfuerzos de tres hombres: Yama Jewayni (restaurantero creyente en que la cultura contemporánea urbana puede contribuir a la regeneración de zonas menos privilegidas), Katsuya Fukushima (quien trabajó con José Andrés y Ferrán Adriá en el Bulli) y Daisuke Utagawa (dueño del ya cerrado pero famoso Sushiko, además de escritor culinario para National Geographic Traveller). Este trio se embarcó en todo un proyecto para crear su restaurante perfecto en el cual además de poder comer muy bien, pudieran permanecer y frecuentar un lugar agradable y relajado. Esto incluyó toda una investigación de la gastronomía japonesa en Japón, el adentrarse en la cultura de los izakayas y su concepto decorativo, trayéndose muchos elementos aplicando el concepto de wabi-sabi que es una idea japonesa de belleza combinada con la imperfección. En el lugar, dejaron volar su imaginación, resultando en platillos con ingredientes seleccionados cuidadosamente, pero que van más allá de un platillo tradicional japonés.

El día que visité el lugar, probé platillos como un huevo pochado con erizo, caviar y ralladura fresca de wasabi, unos ostiones al grill con sal de ostión, una pasta con una salsa ligera de crema, caviar y alga marina, así como brochetas  y unas natillas saladas espectaculares. Además, para acompañar hay todo tipo de bebidas, incluyendo una amplia carta de sakes.

IMG_0185

La decoración del lugar era muy informal. Contaba con una larga barra, una mesa comunal y unas pequeñas butacas rodeadas de cuerdas que le daban una privacidad muy acogedora a cada una de las zonas. La iluminación tenue, le daba mucha calidez al lugar y los acentos de posters y parafernalia japonesa le daban un aire súper hip al lugar. Sin duda, es un restaurante que de vivir en esta ciudad, sin duda frecuentaría mucho.

Sin duda, es evidente que a veces sumar esfuerzos paga. Daikaya resultó ser un lugar auténtico lleno de sabor y originalidad. Lo mejor, es que la cuenta llegó y resultó ser un lugar que maneja una excelente relación precio-calidad. Una vez más comprobé, que no siempre se trata de comer en el lugar más caro, sino de encontrar el restaurante que se sirva la mejor comida y de lo mejor de sí.

Espero que tengas un muy buen día y recuerda, ¡hay que buscar el sabor de la vida!

IMG_0298

[su_divider]

Daikaya

www.daikaya.com

705 6th St NW Washington, DC 20001

1 202 589 1600

Compartir