Compartir

Simón Vargas

Si queremos que México sea competitivo a nivel internacional, necesita ser un país productivo y para ello cuenta con el capital humano para conseguirlo.

“La educación es la base para un futuro exitoso de nuestras sociedades. Del mismo modo, los docentes son la base del éxito del sistema educativo de una nación”, afirma la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Porque un país educado es menos corrupto y cuenta con mayor capacidad de decisión y desarrollo; como decía el filósofo Immanuel Kant: “un pueblo educado es un pueblo libre”.

Las grandes deficiencias en materia educativa en México, han llevado a nuestro país a ubicarse en los últimos lugares en las evaluaciones internacionales, por ejemplo, en la prueba PISA 2012, nuestro país se ubicó en último lugar de los 34 países de la OCDE y en el sitio 53 de entre los 65 países que participaron. http://bit.ly/1eMLWQC

De acuerdo con los resultados de esta evaluación, a México le tomará más de 25 años alcanzar el promedio de los países de la OCDE en matemáticas y más de 65 años en lectura. De esta forma es mucho más claro comprender cuál es el grado de atraso que realmente tiene nuestro país en materia educativa, situación que indudablemente le resta competitividad a nivel internacional.

En diciembre de 2013, en la presentación de los resultados de la prueba PISA, el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, aseguró que estos retos serían enfrentados con la reforma educativa recién promulgada y, que al ver estos resultados se reafirmaba el porqué era tan necesaria.

Abatir el rezago educativo y, dotar de mayores y mejores herramientas a los niños y jóvenes mexicanos, fue la razón fundamental de la reforma educativa que impulsó la administración del presidente Enrique Peña Nieto. Y uno de los pilares de la misma es la evaluación docente, que permitiría el acceso a un magisterio más capacitado y competente, pero también mejor pagado y con mejores condiciones laborales. El tema pendiente por definir es precisar el cómo se llevaría a cabo la evaluación.

Sin embargo, el viernes pasado en un escuetísimo comunicado la Secretaría de Educación Pública (SEP), por conducto de la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente, informó la suspensión indefinida de los procesos de evaluación para ingreso, promoción y permanencia en educación básica y media superior de docentes. Aunque este proceso no ha sido cancelado de forma definitiva, sí supone un duro golpe a la reforma que tanto trabajo le costó sacar adelante y en la que basó sus estrategias para cumplir una de sus promesas de gobierno: “un México con educación de calidad”.

Casualmente, mientras la SEP daba a conocer esta decisión, días antes la OCDE había recomendado al gobierno mexicano despedir a los maestros que constantemente presentan un bajo desempeño, con la finalidad de elevar el nivel de enseñanza en México, asimismo, recalcó que es necesario establecer normas de prácticas claras para los maestros y programas iniciales de alta calidad para su preparación y así atraer a candidatos profesionalizados.

Con este anunció no queda claro cuál es la estrategia a seguir, pues no se dieron mayores explicaciones al respecto, lo que ha dado lugar a muchas especulaciones, la más fuerte de ellas es la que se refiere a una ‘concertacesión’ entre el gobierno federal y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) para que las elecciones del próximo domingo se dieran con relativa calma, ante sus amagos de boicotear las elecciones.

No obstante, la CNTE no ha parado en sus movilizaciones encaminadas a impedir las elecciones, puesto que desde el pasado lunes llevan a cabo un paro laboral que ha afectado a más de un millón de niños, realizaron ya la quema de boletas y la toma de instalaciones gubernamentales en Oaxaca, incluyendo una planta de Petróleos Mexicanos en donde retuvieron una decena de pipas.

Ante este panorama diversas organizaciones civiles y especialistas en el tema educativo, cuestionaron duramente la decisión del gobierno federal ya que aseguran se está privilegiando un derecho sobre otro –el voto sobre la educación-, incluso el propio Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), demandó dar marcha atrás a la suspensión indefinida del proceso de evaluación, pues consideró que esta decisión ‘‘vulnera la legalidad’’ de la reforma educativa y es una ‘‘invasión’’ a sus competencias y autonomía constitucional.

Aunque es muy posible que esta evaluación se restablezca en breve, es necesario advertir que esta decisión envío un mensaje que ya le está causando estragos a la administración federal, sobre todo después de ver como la CNTE sigue con sus intentos de boicotear las elecciones del próximo 7 de junio. Sin embargo, ante diversos cuestionamientos el presidente, Peña Nieto ha señalado que se va a seguir adelante y que será la SEP quien informe lo conducente.

Si queremos que México sea competitivo a nivel internacional, necesita ser un país productivo y para ello cuenta con el capital humano para conseguirlo, pero si estos millones de niños y jóvenes no se encuentran capacitados y preparados con las habilidades y herramientas necesarias, esta será una proeza difícil de cumplir.

Sobre todo si tomamos en cuenta que el crecimiento económico del país, no se está dando de acuerdo a las previsiones iniciales de la Secretaria de Hacienda, apenas este martes el Banco de México ajustó nuevamente a la baja su pronóstico del PIB para 2015 de 2.8% a 2.6%.

*Analista en temas de Seguridad, Educación y Justicia

simon@inprincipioeratverbum.com.mx

@simonvargasa

facebook.com/simonvargasa

Linkedin: simón-vargas-aguilar

www.inprincipioeratverbum.com.mx

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n

Compartir