Compartir

Redacción ejecentral

Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio este miércoles su respaldo público a un proyecto de ley que reduciría a la mitad el acceso de inmigrantes legales, que no hablen inglés o tengan baja preparación en la siguiente década y eliminaría el concurso anual internacional por el que se sortea los permisos de residencia.

«(Representa) la más significativa reforma en nuestro sistema migratorio en medio siglo», aseguró Trump durante una ceremonia en la Casa Blanca.

El presidente destaco el proyecto de ley, obra de los senadores republicanos Tom Cotton y David Perdue, presentada en febrero pasado, y agregó que gracias a la medida, aquellos que se asimilen a la vida del país lograrán «el sueño americano».

Para el mandatario, el sistema de méritos propuesto en la iniciativa de ley favorecerá a las personas que hablen inglés, puedan mantenerse financieramente y demuestren habilidades que contribuyan a la economía estadunidense.

Se dará prioridad a los solicitantes que hablen inglés, puedan mantenerse financieramente a ellos mismos y a sus familias, y contribuyan a nuestra economía», afirmó Trump.

Aseguró que el nuevo sistema «reducirá la pobreza, elevará salarios y ahorrará miles de millones de dólares de los contribuyentes».

Cotton y Perdue aseguraron que la ley reduciría el número de inmigrantes legales permitidos en Estados Unidos en un 40 % en el primer año y el 50 % en una década.

De acuerdo con los autores del proyecto Ley de Reforma de la Inmigración Estadunidense para un Empleo Fuerte (RAISE, que significa «incrementar», en inglés), el nuevo criterio -que adopta un sistema de puntaje para obtener un permiso de trabajo en Estados Unidos- permitirá restringir de cerca de un millón a 500 mil, los inmigrantes autorizados a ingresar al país anualmente.

En una nota oficial la Casa Blanca afirmó «en promedio un millón de inmigrantes son aceptados para residir legalmente cada año, y la mayoría de ellos son trabajadores con baja o ninguna capacitación».

El proyecto de ley también elimina el famoso sorteo de visas de trabajo a Estados Unidos, y limita la extensión de los beneficios a los cónyuges e hijos menores de los inmigrantes autorizados, excluyendo a hijos adultos y otros miembros de la familia.

¿Cuales son los mayores cambios?

El cambio más significativo sería limitar la capacidad de los nuevos ciudadanos para patrocinar a otros miembros de su familia para emigrar a Estados Unidos. Solo sería posible que ayudaran a emigrar a cónyuges o hijos menores de edad.

En la actualidad, los ciudadanos de Estados Unidos y residentes permanentes pueden patrocinar a una variedad de familiares para obtener un permiso de residencia, incluyendo cónyuges, padres, hermanos e hijos adultos casados.

La cuestión migratoria fue uno de pilares fundamentales de la campaña de Trump, que propuso construir un muro en la frontera con México y expulsar del país a los millones de extranjeros en situación irregular.

La idea del muro hasta ahora no encontró muchos amigos en el Congreso a raíz del monumental costo proyectado para su construcción, y la expulsión en masa de inmigrantes casi no ha vuelto a ser mencionada desde que Trump se instaló en la Casa Blanca.

El antecesor de Trump, Barack Obama, impulsó una ambiciosa reforma del sistema migratorio, que contemplaba mecanismos y plazos para la regularización de extranjeros no autorizados en el país, un contingente estimado en alrededor de 12 millones de personas.

Un proyecto de ley llegó incluso a ser aprobado en la Cámara de Diputados, pero no logró superar la oposición del partido Republicano en el Senado y terminó olvidado en algún cajón. (Con información de AFP y Agencias FOTO: AFP). AS/EC

Compartir