Compartir

Jonathan Nácar

Ante la insistencia del gobierno de México por atender “de fondo” las causas de la migración y su llamado para evitar que el país se convierta en un “campamento de migrantes” como alertó la semana pasada el presidente Andrés Manuel López Obrador, han sido los refugios y albergues en parroquias o coordinados por sacerdotes y religiosos los que son un respaldo para los miles de migrantes de distintas nacionalidades que son deportados o quedan varados en su intento por llegar a Estados Unidos. 

Ante el llamado que el pasado 19 de septiembre hizo el obispo de la Diócesis de Veracruz Carlos Briseño Arch para evitar que los migrantes no sean tratados como delincuentes por parte de las autoridades migratorias, al reiterar que “la posición de la iglesia es proteger la vida de esas personas y ayudarlas mientras están en nuestra tierra”, uno de los albergues donde ha aumentado la llegada de migrantes hondureños, guatemaltecos y haitianos principalmente es el albergue Casa Santa Ana de Boca del Río donde pese a la falta de recursos y la posibilidad para darles alojamiento, se les ha apoyado con alimentos y oportunidades para trabajar temporalmente.

En Tamaulipas, la Diócesis de Tampico informó que ante la ausencia de albergues son cada vez más los migrantes que buscan refugio en las parroquias, donde llegan en busca de un descanso o alguna posibilidad de trabajar, ante lo cual “se les brinda apoyo humanitario en cuanto sea posible hacerlo por uno o dos días luego se les dice que tienen que buscar ellos mismos en dónde quedarse”. 

peor crisis migratoria
El arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera  López ha pedido a las parroquias de Nuevo León que den cabida a los migrantes que llegan en busca de una vida mejor la entidad. Foto: Cuartoscuro.

Ante esta situación que implica la insuficiencia de capacidades y espacios de las casas de refugios, el arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, exhortó a las parroquias que en la medida de sus posibilidades brindar “una muestra de lo que debe hacer la iglesia ante los migrantes”. 

Un claro ejemplo de la saturación a la que están llegando los albergues y refugios en el país es la Casa del Migrante en San Luis Potosí donde el sacerdote Marco Antonio Luna alertó que el albergue ya está saturado y aunado a las limitaciones por la pandemia, ya son más de 200 migrantes haitianos -alrededor de 60 familias- ante lo cual han pedido el apoyo del gobierno del estado a fin de que se habilite un albergue emergente para los extranjeros en tránsito que siguen arribando a la entidad, «que implemente un operativo para poder atenderlos, implementar un refugio extraordinario», pidió el prelado. 

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir