Compartir

Juan Carlos Rodríguez

En cuanto comience diciembre, México experimentará un descenso de la transmisión de la Covid-19, tendencia que se mantendrá hasta principios de marzo de 2021. Sin embargo, ocho estados tendrán un invierno complejo en materia de salud, pues la segunda ola de contagios y fallecimientos por el nuevo coronavirus será más elevada que la primera, de acuerdo con el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME, por sus siglas en inglés).

En sus proyecciones actualizadas al 1 de marzo —cuando se cumple un año de que se detectó el primer caso de Covid-19 el país— el instituto dependiente de la Universidad de Washington señala que Durango, Hidalgo, Jalisco, Morelos, Oaxaca, Veracruz, Yucatán y Zacatecas experimentarán una aceleración de la epidemia.

Durango, Hidalgo y Zacatecas (el primero en rojo y los otros dos en naranja del semáforo epidemiológico) alcanzarán el pico de transmisión del virus SARS-CoV-2 entre la Navidad y el Año Nuevo para después experimentar un descenso constante. 

Yucatán (en semáforo amarillo) alcanzará su segundo acmé en la primera semana de enero; Jalisco en la segunda de enero; Morelos y Veracruz a finales de enero y Oaxaca en la primera de febrero. 

Como lo hace desde que comenzó a publicar sus predicciones sobre la evolución de la pandemia, el IHME plantea tres escenarios: si se flexibilizan las medidas sanitarias (condición que eleva el número de contagios y muertes), si se mantienen las acciones actuales (con lo que se conservan las tendencias vigentes) y si se usa de manera obligatoria el cubrebocas (lo que reduce la transmisión y los fallecimientos).

Llama la atención que, de acuerdo con las proyecciones del organismo, en Jalisco e Hidalgo la tendencia actual no se altera aun si se relajan las medidas de contención; y en Yucatán, el uso de mascarilla no modifica la inercia actual de la epidemia. 

Compartir