Compartir

Nadia Rodríguez

La violencia contra las mujeres no cesa. En México casi una de cada cuatro mujeres, es decir el 24 por ciento, fueron víctimas de algún tipo de violencia en los últimos dos meses, de acuerdo con el representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas en el país, Arie Hoekman.

El experto dio esa información al presentar el estudio “Mi cuerpo me pertenece: reclamar el derecho a la autonomía y la autodeterminación”. Y agregó: “Esta cifra se incrementa a casi una de cada tres cuando solamente vemos a las adolescentes de 15 a 19 años. Es decir, más del 33 por ciento de esas adolescentes ha experimentado violencia”.

Hoekman enfatizó que entre las violencias que padecen las mujeres algunas de las más frecuentes son las de índole física, sexual o psicológica.

Por su parte la titular del Consejo Nacional de Población (Conapo) informó que 9.4% de las mujeres padecen violencia sexual cuando son niñas, y en 27.5% de los casos el agresor es un tío, en 15% otro familiar, en 9.3 % el hermano y en 6.6% los papás.

El informe presentado por el Fondo de Población asevera que el 26% de las mujeres de América Latina y el Caribe entre los 15 y los 49 años no pueden decidir si quieren tener relaciones sexuales, tomar anticonceptivos o abortar.

En el caso de México, otro de los datos alarmantes es que en 2020 se registraron 373 mil 661 partos de adolescentes de 15 a 19 años, lo que significa más de mil nacimientos al día, una “tasa inadmisible” dijo Gabriela Rodríguez, secretaria general de Conapo.

Aunque ese rango de edad presenta la tasa más elevada, el año pasado hubo 9 mil 876 partos de niñas mexicanas con edades de los 10 a 14 años.

Rodríguez apuntó que el gobierno mexicano tiene el compromiso de reducir a la mitad la tasa de embarazo infantil y adolescente hacia el año 2030.

“El fondo de población hace un llamado para redoblar acciones en favor de asegurar el acceso de las niñas y adolescentes en la educación de calidad y la permanencia en la escuela, incluyendo la educación sexual“, y así evitar la violencia de pareja, enfatizó Hoekman.  

Compartir