Oscar Moha

En Guanajuato una vez más se imponen las creencias religiosas en el tema de la despenalización del aborto, sobre todo las de legisladores del Partido Acción Nacional que se han caracterizado por abanderar la ideología católica para tratar de incrustarla en las leyes mexicanas. En esa entidad, el Congreso se negó a legalizar la interrupción legal del embarazo en una video sesión, donde los diputados y diputadas votaron con crucifijo en mano.

Por ejemplo, el legislador local del albiazul, Luis Antonio Magdaleno Gordillo, quien también es médico, argumentó que las personas que abortan quedan con una especie de “cruda moral” y son proclives al alcohol, las drogas y algunas hasta al suicidio, aunque no mostró ningún argumento científico para avalar sus percepciones.

Previo a la votación, organizaciones Pro Vida y Ministros de Culto que comulgan con la ideología de extrema derecha, como los pastores Moisés Velázquez Reyes, de la Asociación Cristiana Guanajuato 2000 y su colega, Carlos Sandoval, quien se dijo coordinador de los pastores en esa entidad y en Querétaro expusieron sus convicciones religiosas ante los diputados y dijeron que “ni los nazis hicieron esto (de practicar un aborto)… es algo extremadamente violento, hay personas que no pueden estar observando cómo es despedazado todo un cuerpo…. Las mujeres que abortan no saben amar”.

Previo a esto, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez, prometió en una reunión privada con líderes de la Iglesia Católica que la despenalización del aborto no sería una realidad en Guanajuato. Como lo han hecho varios mandatarios en sus distintos Estados en el presente y en administraciones pasadas, el tema del aborto, los matrimonios entre personas del mismo sexo, el uso de la mariguana con fines lúdicos y otros, son cartas que se ponen en la mesa como objeto de trueque.

Ese mismo día, la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, pidió a legisladores de todo el país no criminalizar a quienes abortan de manera natural o voluntaria. La funcionaria ha chocado con el Presidente de la República en cuanto a los datos que se manejan oficialmente del número de mujeres agredidas, o que se les niegan sus derechos en todo México, ya que López Obrador dice que el maltrato a la mujer no es tan grave, mientras que la titular de Gobernación ha puesto las cifras para hacer ver la realidad que su jefe minimiza.

“Hay una doble moral en Guanajuato, es como la que usan algunos médicos en la entidad, quienes se niegan a practicar un aborto en los hospitales federales o estatales donde trabajan, pero que en sus clínicas particulares cobran hasta 20 mil pesos por realizar un legrado”, han expresado especialistas del grupo “República Laica” que encabeza la diputada federal Martha Tagle durante foros organizados en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

Según estadísticas -no actualizadas- en el portal de Datos Abiertos de la Ciudad de México, el año pasado abortaron en promedio mil 200 personas cada mes. En su mayoría mujeres solteras (5 mil 292) y poco más de 2 mil 500 que viven en unión libre. Casi 4 mil de las aproximadamente 13 mil que interrumpieron su embarazo el año pasado culminaron la preparatoria. Y más de mil 600 habrían concluido una licenciatura. Casi la mitad de ellas viven en la capital del país y 3 mil provienen del Estado de México. Un 95% de las personas que decidieron abortar dijeron ser de religión católica.

Y es por ello que mujeres de otros Estados seguirán viniendo a la capital del país donde no las encarcelarán por interrumpir su embarazo antes de las 12 semanas de gestación de manera voluntaria.

PALABRA DE HONOR: Según estudios de la UNAM, el ruido provocado por automóviles, trenes y aviones y todo el sistema de transporte colectivo, así como las industrias y otras actividades humanas provocan el llamado “ruido sísmico”, por lo que el confinamiento durante la pandemia ha permitido que los investigadores puedan estudiar de mejor manera los sismos y microsismos en México. El “ruido antropogénico” (de impacto humano sobre el medio ambiente) impide que los sensores detecten con exactitud las mediciones que el Sismológico Nacional reporta, por lo que los expertos aprovechan esta contingencia para ajustar los aparatos y detectar mejor los movimientos telúricos.

Compartir