Oscar Moha

Ministros de Culto, principalmente protestantes, propondrán al Senado entre otras cosas poder ingresar a oficinas de Gobierno, incluyendo instalaciones de Policía y las Fuerzas Armadas, para brindar asistencia espiritual a quienes así lo soliciten; difundir y realizar actos proselitistas religiosos en cualquier medio de comunicación sin pedir permiso a las autoridades; y participar en actos políticos sin ser sancionados.

Ignorando totalmente al pastor Arturo Farela Gutiérrez, y a sus 100 Iglesias, quien por cierto ha figurado como el elegido del Presidente Andrés Manuel López Obrador para representar a las más de 65 mil Asociaciones Religiosas de corte cristiano evangélico registradas ante la Secretaría de Gobernación, el próximo miércoles 25 de marzo se reunirán pastores con senadores, comisionados por el partido Morena, para discutir las propuestas de los líderes religiosos.

Los evangélicos insisten en presentar modificaciones que a corto plazo les beneficiarán, pero que en realidad serán de gran utilidad para la Iglesia Católica, que se mantiene al margen de estos cambios necesarios tanto a la Ley de Asociaciones como a su Reglamento, pues caducaron hace algunas décadas.

Desde el año pasado, la legisladora morenista, Soledad Luévano Cantú, sacó a la luz su proyecto de decreto para modificar esa Ley que de inmediato causó molestia entre sectores que prefieren la no intromisión de posturas religiosas en políticas públicas, ni el otorgamiento de concesiones radiofónicas para las Iglesias.

Luego del concierto de voces disidentes, sus colegas y hasta el mismo López Obrador, se deslindaron de ese intento por meter al clóset la memoria de Benito Juárez y sus Leyes de Reforma. Fue como para probar el pulso religioso de la sociedad. Y ahora intentarán, desde el mismo Senado, pero con otra terminología, aunque con las mismas intenciones, reacomodar el papel que deben jugar los Ministros de Culto en esta nueva República Amorosa, siempre con la visión puesta en el “bienestar espiritual y moral de la sociedad” que se predica religiosamente desde las mañaneras.

El proyecto de decreto de Luévano Cantú no ha sido desechado, se turnó a Comisiones Unidas de Gobernación y Estudios Legislativos, a pesar de que nadie lo respaldó. Se puede modificar y presentar para ser votado. En tanto, los pastores son muy insistentes en ser considerados como un “activo político fijo” para ser usado por cualquier candidato o partido que requiera sus servicios. Desean un hueso y lo quieren grande, similar al de Farela, para poder incrustar a su familia, no tanto la espiritual sino la propia, a la nómina federal, ahora que el Presidente parece tener rasgos característicos de predicador y amante del cristianismo más que del catolicismo, como lo fueron los de antaño.

El punto político les atrae de manera divina. Proponen no ser sancionados, salvo cuando de manera expresa induzcan a votar o a no hacerlo por un candidato o partido. Según la Ley vigente, los Ministros de Culto no pueden participar de manera directa o indirecta en asuntos partidistas, lo cual asustó mucho a los pastores en sexenios pasados porque Gobernación los controló de tal manera que los intimidaba veladamente con la pérdida de su registro y sanciones económicas si se atrevían a criticar las decisiones presidenciales o del partido en el poder.

La mayoría se sometieron, otros hasta exhiben en sus oficinas las fotos con Peña Nieto, Felipe Calderón, Vicente Fox, gobernadores que hoy están prófugos y no les prenden veladora, sólo porque no se acostumbra en su liturgia.

Ha sido una búsqueda de poder sexenal que sólo para algunos ha prosperado… y ha sido efímero. Es casi nula la conciencia de beneficio social que mantienen los pastores evangélicos en la actualidad. La historia da cuenta de que los primeros metodistas, bautistas y presbiterianos que llegaron a México construyeron escuelas, dispensarios, hospitales, centros de servicio social donde se atendía a los más necesitados y así ganaron el respeto y calidad moral que hoy pretenden adquirir por otras vías.

PALABRA DE HONOR: Anuncia la Unidad de Inteligencia Financiera que se han incautado cuentas bancarias a la Iglesia de la Luz del Mundo, por estar relacionadas con pornografía Infantil y explotación sexual. También se da a conocer que viene a México una comisión especial para investigar casos de pederastia clerical, en la que estarían involucrados al menos 4 obispos mexicanos. ¿Qué podría hacer Gobernación para evitar estos casos en las Iglesias?

Compartir