Compartir

Manuel Lino / Los Intangibles.com

El 68% de las personas, entre residentes, empleados y sus contactos cercanos, relacionados con 16 granjas de visones en Países Bajos que fueron evaluados en un estudio tenían evidencia de infección por SARS-CoV-2. Incluso se encontró evidencia de que algunas de esas infecciones fueron debidas a la transmisión del virus de animal a humano.

Los autores del estudio que hoy se publica en la revista Science concluyen “que el virus fue introducido inicialmente por humanos y desde entonces ha evolucionado, probablemente reflejando una circulación generalizada entre los visones al comienzo del período de infección varias semanas antes de la detección”. 

El SARS-CoV-2 se diagnosticó por primera vez en dos granjas de visones en los Países Bajos a finales de abril; para el 20 de mayo, cuando, en respuesta a la notificación de brotes de Covid-19 en granjas de visones, se activó el sistema de respuesta nacional neerlandés para enfermedades zoonóticas, por lo que criadores de visones, veterinarios y laboratorios estaban obligados a notificar cuando percibieran síntomas en los visones y se estableció un sistema de vigilancia.

Al término del estudio, 66 de 97 personas examinadas tenían evidencia actual (por PCR) o pasada (por detección de anticuerpos) de infección por SARS-CoV-2. Los investigadores estiman que “es probable que ocurriera transmisión zoonótica de visones a humanos”, por las fechas en que se dieron las infecciones. En otros casos se vio que la variante del SARS-CoV-2, determinada por la secuencia de su ARN, que habían infectado a los humanos eran las mismas que tenían los virus agrupadas con las secuencias del visón en esta granja.

Compartir