Julio Pilotzi

ICA de la familia Quintana ha sido discreta en tiempos de la 4T, desapareciendo de las primeras planas, como si la consigna fuera manejarse con bajo perfil, pero que en tiempos recientes le ha sonreído la fortuna, como en tiempos pasados cuando se dijo que sabía coquetear muy bien con la política. Hoy “avanza” ganando contratos, recientemente el primer contrato de obra para el Parque Ecológico Lago de Texcoco, proyecto ambicioso del presidente Andrés Manuel López Obrador. Y cómo dejar a un lado y olvidar la adjudicación directa del tramo 4 del Tren Maya, y también por ahí destacando con su participación en la construcción de la refinería de Dos Bocas.

Hasta hace unos años ICA que fundó Bernardo Quintana, se encontraba en todo lo que se construía en México, no había carretera, puente o aeropuerto, en dónde no se encontrará, hasta en las presas y en instalaciones de tratamiento de agua la encontraba. Pero bien dicen que cada presidente tiene a su empresa y gran empresario consentido, y ahí es donde ICA ha perdido terreno. El sexenio de Enrique Peña Nieto, no fue el mejor, y en otras naciones tampoco le ha ido bien. En Colombia quiso entrar en una licitación de la construcción de la primera línea de metro de Bogotá, Colombia, con el consorcio APCA Metro Capital, pero ésta se retiró del proceso, y una de las afectadas fue la constructora mexicana.

Hoy la fundada en 1947 vive un nuevo episodio para consolidarse nuevamente. Fintech Advidsory, el fondo de inversión fundado y operado por el mexicano David Martínez, adquiere la totalidad de las acciones de Servicios de Tecnología Aeroportuaria (Seta), firma tenedora de las acciones de control del administrador de 13 aeropuertos en México, el vendedor por supuesto es ICA Tenedora. Hoy el regiomontano fundador del fondo Fintech Advisory, quien viaja por el mundo comprando deuda de países y rescatando empresas, quiere a la constructora cómo uno de sus mejores juguetes, luego de darle un gran respiro de su deuda estimada en alrededor de 62 mil millones de pesos.

El “inversor fantasma”, siempre ha sido un nombre discreto, pero en las altas esferas de Wall Street lo señalan como el mexicano más influyente, capaz de levantar el teléfono, y pedirle a un gran amigo ejecutivo visitar al presidente de algún país en problemas para ayudarle a reestructurar la deuda de su nación. Se sabe que su cercanía con Alfonso Romo, puede consolidar aún más al multimillonario en la Cuarta Transformación. Pero eso sí, no crea usted que lo verá pronto en algún evento público ya que es un hombre que no le gusta que se le relacione con gobiernos aunque ha sido criticado por simpatizar con algunos de América Latina. ¿Será el empresario consentido de la 4T?, es muy pronto para saberlo pero de qué ya deja ver sus pasos, eso es un hecho. Hoy por lo pronto es también además de todo, el constructor fantasma.

Venden Best Day

Despegar.com concretó la compra de la agencia mexicana Best Day Travel Group, una transacción pactada ya en enero pero que tuvo que ser renegociada por la contracción económica mundial y la crisis del turismo vive. Finalmente se pago 56.5 millones de dólares que se trasladarán en los próximos 36 meses y la posibilidad de obtener hasta 20 millones de dólares más en 48 meses, sujeto al comportamiento del mercado bursátil de Despegar en el New York Stock Exchange.


Voz en Off

Sí pensaba usted que la historia de vivir en un aeropuerto era solo parte de una película de Tom Hanks, se equivoca se está perdiendo de una de mayor relevancia. Faarooq Muhammad, pakistaní de 34 años, lleva casi un mes viviendo en la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de Ciudad de México. En el asunto están involucradas autoridades del Instituto Nacional de Migración, un juez y por supuesto de Terminal Aérea. Se está a horas de la decisión final ya que no se le ha permitido ingresar s nuestro país alegando que tiene una alerta migratoria y que él no acepta regresar a Pakistán, ya que afirma que lleva un año viviendo en México. Cómo bien dicen…de película…

juliopilotzi@hotmail.com

@juliopilotzi

Compartir