Compartir

Juan Pablo de Leo

Las posibilidades de que los demócratas tomen la cámara de representantes son de un margen de 8 puntos porcentuales según las ultimas encuestas publicadas por el portal FiveThrtyEight. Desde un principio, los pocos escaños que están en juego en el senado norteamericano hacen que las posibilidades de que los demócratas tengan una ganancia ahí sean muy bajas.

Sin embargo, los últimos días, las batallas por el Senado y Congreso entre republicanos y demócratas han tenido a un protagonista que con sus propias propuestas, personalidad y comunicación política, se se ha logrado meter en la cobertura nacional de las elecciones intermedias en Estados Unidos. Beto O’Rourke, ahora candidato al Senado en Texas compite contra el titular republicano Ted Cruz.

Como bien lo describió la agencia de noticias Bloomberg, es bien sabido que en Estados Unidos los votantes a menudo se sienten atraídos por candidatos que parecen ser lo opuesto al actual presidente: el anti-Obama, el anti-Bush. O’Rourke es una fuerza unificadora. Insiste en que a pesar de esos desacuerdos, estamos unidos en nuestro compromiso con los grandes ideales. O’Rourke ha sido comparado con Robert F. Kennedy en su campaña de 1968.

Al igual que Kennedy en 1968, O’Rourke es un gran oyente. Tiene una capacidad única para desactivar situaciones tensas y guiar conversaciones difíciles. Como activista, tiene una comprensión de personas con diversos puntos de vista. Al igual que Reagan, O’Rourke tiene una disposición generosa y optimista y se comporta con dignidad.

En sus diferentes formas, Kennedy y Reagan también fueron figuras divisivas. O’Rourke realmente no lo es, al menos hasta ahora no lo ha sido. Odia la polarización pues es muy consciente de que las divisiones sociales y las acusaciones de mala fe están deshabitando la búsqueda de soluciones pragmáticas. Muchas personas fuera de Texas tuvieron su primer conocimiento de O’Rourke el mes pasado, cuando un video de su respuesta a la pregunta de un ciudadano sobre si es irrespetuoso que algunos jugadores de la NFL se hincan durante el himno nacional se volvió viral.

Al recitar algunos de los logros del movimiento por los derechos civiles en la década de 1960, O’Rourke relacionó esos logros con los heroicos esfuerzos de los veteranos para salvaguardar las libertades típicas norteamericanas. Así como los miembros de las fuerzas armadas arriesgaron sus vidas «en los campos de batalla de Omaha Beach», también «las libertades que tenemos fueron compradas» por «protestas pacíficas y no violentas”, dijo en el video que ha alcanzado mas de 2 millones de reproducciones.

Según medios estadounidenses, al igual que Reagan, O’Rourke sabe cómo mezclar la dulzura con el compromiso moral. En términos de sus posiciones políticas, O’Rourke no es fácil de encasillar; es creativo e impredecible. Un firme defensor de la asistencia médica para todos. Desde que fue elegido para la Cámara de Representantes en 2012, se ha centrado en los veteranos y en mejorar el Departamento de Asuntos de Veteranos con especial atención a la salud mental. Se opone al plan del presidente Donald Trump de construir un muro entre México y Estados Unidos. Pero una de sus principales promesas es objetar el uso del dominio eminente por parte del gobierno para tomar la propiedad de los terratenientes. En ese sentido, apela a un argumento de republicanos y conservadores.

O’Rourke también puede combinar la caridad con la dureza. En su reciente debate con Ted Cruz, se les pidió a los candidatos que identificaran algo que admiraban de su oponente. La respuesta de O’Rourke fue amable: «No tengo dudas de que el Senador Cruz quiere hacer lo mejor para Estados Unidos, y lo hace en gran sacrificio a su familia y sus hijos», y terminó, “Le agradezco, Senador Cruz por su servicio público «.

El momento de O’Rourke ha sido tal que el presidente Donald Trump ha puesto los ojos en uno de sus principales rivales políticos, el senador Ted Cruz, o como mejor lo conoce Donald Trump, Lying Ted. El nerviosismo desde la Casa Blanca es claro y por eso Trump se ha comprometido a ir a hacer campaña a Texas, no tanto por la amistad que no existe entre ellos, sino por la necesidad de guardar el asiento de Cruz a los republicanos, en el entendido de lo que podría traer un eventual juicio político en su contra impulsado por los legisladores demócratas que poco a poco avanzan en sus estrategias electorales.

Texas, el estado republicano por excelencia, sufre la irrupción de un político no tradicional cuando justo el partido demócrata buscaba liderazgo serios mas allá de los Obama y los Clinton,. Ahora en Beto, un hombre con cero pasado hispano, pero que adopto el sobrenombre con cariño de un estado que se compone de una población hispana muy importante, aunque una sociedad hispana conservadora a fin de cuentas.

Estos son tiempos difíciles y potencialmente incluso peligrosos para los Estados Unidos. En Washington y en las campañas políticas, la fealdad se enfrenta con más fealdad. O’Rourke es el tipo de político que la nación necesita ahora, y por una razón, sobre todo: está lleno de gracia.

Compartir