Compartir

Manuel Lino / 
LOS INTANGIBLES

Por primera vez, un estudio logra definir con claridad cuál es la protección que confiere la infección de la Covid-19 ante la posibilidad de contraer la enfermedad nuevamente con las variantes originales del SARS-CoV-2: es de entre 77 y 83% durante al menos seis meses, pero se reduce hasta 47% para las personas mayores de 65 años.

El estudio, cuyo reporte se publicó ayer en la revista The Lancet, fue posible gracias a la estrategia de pruebas PCR implementada en Dinamarca, donde, de manera gratuita, alrededor de cuatro millones de personas (69% de la población) se sometieron a 10.6 millones de pruebas. 

Esto permitió saber por un lado, que sólo el 1% de las infecciones totales son reinfecciones, y por otro, que la mayoría de las personas que han padecido el virus de la variante original están protegidas de contraer la enfermedad nuevamente durante al menos seis meses, pues el estudio no puede extrapolar por más tiempo; pero se sabe que los coronavirus causantes del SARS y el MERS-CoV, estrechamente relacionados al actual coronavirus, indujeron una inmunidad que generalmente duraba de dos a tres años después de la infección.

Inició la vacunación contra el Covid-19 a personas de la tercera edad en Tarímbaro, los pacientes fueron inmunizados con el biológico CoronoVac.

Para hacer el cálculo, los investigadores encabezados por Steen Ethelberg, del Departamento de Epidemiología y Prevención de Enfermedades Infecciosas del Instituto Estatal Serum, consideraron que la tasa diaria de infección en la segunda ola de infecciones para quienes habían dado negativo en la primera fue 27.06 por cada cien mil; mientras que, para quienes habían dado un resultado positivo en una prueba anterior, la tasa fue de 5.35 pruebas positivas por cada cien mil personas. 

En conclusión, los resultados refuerzan “la necesidad de implementar medidas de protección para la población de mayor edad en forma de vacunas efectivas y un mayor distanciamiento físico y control de infecciones” señala el reporte. “Además, nuestros datos indican que la vacunación de individuos previamente infectados debe realizarse porque no se puede confiar en la protección natural”. 

Compartir