Compartir

Karla Galicia

Los días que el personal médico ha dedicado para tratar enfermos de Covid-19 y que parecían interminables, al fin están dando frutos. Integrantes de la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) aseguran que, tras dedicarse de lleno a enfrentar la pandemia por más de tres meses, ahora ven un resultado positivo. 

Médicos y médicas de dicha organización colaboraron en unidades que se establecieron en los gimnasios de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, para dar apoyo a las instituciones de salud, brindando atención a pacientes con necesidad de oxígeno y aislamiento, en caso de necesitarlo, así como evitar el colapso del sistema de hospitalario. 

“Los equipos mostraron un gran esfuerzo y dedicación, brindando atención integral a los pacientes de los centros Covid-19”, comentó el doctor Marcelo Fernández, coordinador general de MSF en México, Honduras y Guatemala.

El 27 de mayo se logró abrir las puertas del primer centro Covid-19 en Reynosa, en el cual se atendieron a 194 pacientes, quienes además de brindarles atención médica para su pronta recuperación, recibieron atención de salud mental, trabajo social y promoción de la salud, al igual que sus familiares. El segundo centro Covid fue instalado en la ciudad de Matamoros. 

“Durante los meses de hospitalización, los pacientes recibieron visitas, para no perder el contacto con sus familiares. Esta actividad fue crucial en su recuperación y la de sus familiares”, agregó Fernández.

Gracias a la labor de todo el personal médico, el número de casos a nivel estatal y local ha disminuido en gran medida, y en los hospitales no existe ya una saturación de pacientes; por ello, los especialistas de MSF han dado por concluidas sus actividades en los dos centros Covid de esta ciudad después de tres meses y medio de trabajo, y aseguran, a través de su página oficial msf.es, que el esfuerzo y dedicación valieron completamente la pena. 

Compartir