Compartir

Oscar Santillán

osantillan@ejecentral.com.mx 

El parón inmobiliario en la Ciudad de México afecta a más de 15 mil familias y los desarrolladores estiman pérdidas, hasta ahora, superiores a siete mil millones de pesos.

Hace ocho meses, luego de tomar posesión como jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, ordenó a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda revisar los permisos de construcción que se otorgaron en la gestión de Miguel Ángel Mancera, por posibles actos de corrupción al no respetar las leyes y reglamentos en la edificación de los inmuebles, lo que arriesgaba a familias por los sismos.

El dato. Tras la revisión de la actual administración sobre 174 polígonos de actuación autorizados en la gestión de Miguel Ángel Mancera, encontraron 48 fallas.

La organización Desarrollador Confiable establece que hay 36 mil 539 viviendas afectadas y estaban en proceso de construcción y se localizan, sobre todo, en las alcaldías de Benito Juárez, Álvaro Obregón, Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo y Azcapotzalco. 

El cálculo elaborado por Desarrolladora Confiable detalla que si se toma en cuenta el precio promedio de un inmueble, que se ubica en 4.6 millones de pesos, y de los cuales normalmente se aporta un anticipo de 10%, el efecto adverso en lo bolsillos de las más de 15 mil familias llega a siete mil 242 millones de pesos.  

2 años tardarán en entregar inmuebles adquiridos en 2019.

Si bien el tiempo de entrega de una vivienda luego de una preventa es de alrededor de un año, pero con la actual veda, expuso la organización, el aplazamiento podría tardar otro año más. “Esto significa que las personas que adquirieron un inmueble en marzo de 2019 es posible que con el retraso de 12 meses, le sea entregado hasta marzo de 2021”, considera. 

Estas afectaciones traen consigo un gasto extra para las familias que rentaban, ya que si se toma en cuenta que este gasto representa en promedio 28 mil 800 pesos mensuales, se generaría un gasto de 357 mil 600 pesos por familia por año de retraso. 

Además, expone la organización especialista en el sector inmobiliario, de los mil 170 proyectos activos en la Ciudad de México al segundo trimestre de 2019, aproximadamente 43% están suspendidos o clausurados. Aspecto para resaltar si se toma en cuenta que la actividad económica representa 10% del Producto Interno Bruto de la capital. 

“Con 18 mil empleos en el sector de la construcción perdidos, equivalentes a una caída de 6.8% anual, la presión de los empresarios hacia las autoridades para devolver el dinamismo al sector ha aumentado”, añade. 

Compartir