Eduardo Penafiel

Esta semana Amazon México comenzó a entregar dispositivos pertenecientes a su familia Echo a miles de hogares en México, después de 4 años de haber presentando por primera vez a Alexa, el asistente virtual más popular hoy en día. Estos dispositivos son capaces de poner música, controlar aparatos conectados a la energía, las luces de tu casa y demás cosas a través de comandos de voz.

Disponibles con “precios de lanzamiento” que probablemente subirán después del Buen Fin, los dispositivos van desde los 699 pesos por el Echo Dot y hasta las 2,499 por el Echo Spot, que incluye una pequeña pantalla de 63mm que permite ver contenido de Amazon Prime, hacer videollamadas y revisar cámaras de seguridad, entre otras cosas.

Los dispositivos funcionan a través de una aplicación con la cual se le pueden agregar habilidades o skills que van desde juegos de trivia y habilidades relacionadas con el control de dispositivos como luces y aparatos electrónicos, hasta contenidos multimedia de radio y televisión.

Pero mientras uno de los aspectos más atractivos para comprar un Echo es ejecutar comandos con la voz y convertir tu hogar en una casa inteligente, el plan de Amazon tiene un fin más ambicioso: convertirse en el sistema de seguridad central de tu hogar.

Hoy existen cientos de artículos como alarmas, cámaras de seguridad para interior y exterior, timbres, cerraduras y otros que se pueden controlar desde un dispositivo de la familia de Echo. Y hace un par de meses Amazon presentó Alexa Guard, una serie de funcionalidades nuevas que le permiten a cada uno de estos aparatos ser el centro de un sistema muy inteligente de seguridad para casa o negocio.

Ya que los dispositivos tienen la capacidad de escuchar todo el tiempo, también son capaces de identificar el sonido de una alarma y hasta el de un vidrio al romperse, lo que les permite emitir una notificación a través de la aplicación. También se pueden programar las luces para actuar como si alguien estuviera en casa cuando no estás y con sus nuevas cámaras que seguramente llegarán pronto a México, generar alertas de movimiento y emitir alarmas.

Para que todas estas nuevas características funcionen, se requiere de la autorización previa para permitirle al dispositivo “escuchar” mientras el usuario no está en casa. Ahora, evidentemente también implica que una empresa como Amazon conozca las actividades, alarmas y hasta las personas y mascotas que viven ahí, algo que en un principio suena complicado de permitir, pero que una vez que las personas interactúan con el dispositivo y les facilita la vida, la privacidad parece pasar a un segundo plano.

Amazon está buscando convertirse en un jugador importante en la industria de la seguridad, aprovechando la inteligencia artificial, su asistente virtual y la colaboración de sus consumidores para lograrlo. El tema es que al querer convertir tu hogar en una fortaleza a través de los dispositivos de Amazon y todos los aparatos que funcionan con él, la inversión no es pequeña. En términos generales, resulta más barato montar un sistema de seguridad tradicional y por eso en algunas ciudades de Estados Unidos, la empresa ya ofrece paquetes que incluyen los gastos de instalación, para competir con empresas del mismo rubro.

Ojalá que en poco tiempo Amazon compruebe que está listo para enfrentar los problemas de seguridad en nuestro país relacionados principalmente al robo a casa habitación y a una muy pobre capacidad de respuesta de las autoridades que hoy, tiene muy preocupados a muchos mexicanos.

Pero mientras tanto si no has hablado con un asistente virtual, un dispositivo de 699 pesos de Amazon es un gran comienzo. Te garantizo que, al hacerlo, probablemente nunca dejarás de tener un aparato de estos en tu casa que reacciona con tu voz, te facilita la vida, aprende de ti y en poco tiempo, te hará sentir más seguro.

Compartir